El salto en el contagio entre mayores abre la espita de la tercera ola

La incidencia acumulada en 7 días avanzó el pasado 4 de enero de nivel de riesgo medio a alto


La evolución de la segunda ola en Asturias deja una lección que marcó profunda huella, unas semanas de difusión de contagios entre grupos jóvenes fue dando saltos escalonados de edad hasta llegar al tramo de mayores de 65 años. Como un reloj, a los nuevos positivos les seguían los ingresos hospitalarios, en cuidados intensivos y allí largas ocupaciones o en el peor de los casos, la muerte. Pasado el año nuevo la espita de la tercera ola que alarma a las autoridades sanitarias se puede apreciar en el 4 de enero, apenas dos jornadas atrás, el día en el que en la gráfica de incidencia acumulada entre mayores de 65 años se pasa de un nivel medio a uno alto.

Es el grupo de mayor riesgo, es el hecho diferencial, el envejecimiento de la población asturiana, lo que hizo que en otoño el Principado llevara al límite la saturación del sistema asistencial con una tasa de contagios menor que en otras comunidades. Tras varias jornadas muy buenas en los últimos días del año, porque los datos llegan como la foto de instante congelado en el tiempo, el impacto del aumento de la movilidad entre Nochebuena y Nochevieja empieza a notarse en los registros.

En el mapa de niveles de alerta por concejos se dibuja una línea naranja que recorre Asturias de norte a sur por la mitad y que compone los concejo de mayor población, rodeados en las alas de un mapa de nivel verde con algunas excepciones en el oriente (Llanes, naranja) y en el occidente Navia y Coaña, este último concejo en el nivel rojo máximo. El mapa por municipios puede llegar a ser engañoso en el caso de las entidades de menos de 10.000 habitantes, según se indica en la propia web; pero en las grandes ciudades, el aumento de contagios entre mayores crece.

En buena medida por estas razones la estrategia de vacunación asturiana pasa por una ronda intensiva en la población de mayor riesgo (los residentes y trabajadores socionasitarios de los geriátricos) y el Principado ha augurado que la primera dosis habrá llegado a todo el colectivo el 8 de enero.

Según citó Efe, el Principado se ha fijado como objetivo agilizar al máximo la campaña de vacunación y agotar semanalmente todas las dosis que le suministre el Ministerio de Sanidad con el fin de tener minimizar todo lo posible la tercera ola de la pandemia. El consejero de Salud, Pablo Fernández recalcó que se está llevando a cabo la campaña de vacunación con independencia de que sean días festivos, mañanas o tardes.

Asturias había administrado ya el lunes por la noche la totalidad de las 11.700 dosis de la primera remesa y tiene previsto hacer lo mismo con las 11.700 que se recibieron ese mismo día para poner a lo largo de esta semana. Varios usuarios y trabajadores de la Residencia Mixta de Gijón fueron el 27 de diciembre las primeras personas en ser inoculadas en la primera fase de la vacunación, que en Asturias pretende llegar a unas 150.000 personas a lo largo del primer trimestre de 2021.

Para ello, cincuenta equipos integrados por 148 profesionales -una enfermera y al menos un técnico- recorrerán otros centros asistenciales para continuar con el proceso de vacunación en Asturias, aunque en algunos casos las dosis se suministrará a domicilio.

En una fase posterior, y en función del ritmo de recepción de las vacunas y de sus características técnicas dado que se dispondrá de las diseñadas por otros laboratorios al margen de Pfizer, se distribuirá al resto de la población por grupos de edad y siempre previo aviso de las autoridades sanitarias para que las personas citadas acudan al centro de salud o a los puntos de vacunación que se establecerán. Fernández adelantó que la inoculación a los profesionales sanitarios comenzará de manera solapada antes de esa fecha en algunas áreas sanitarias del Principado.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El salto en el contagio entre mayores abre la espita de la tercera ola