Primeros efectos de la vacuna en las residencias de Asturias: por fin empieza a bajar la curva

«Hay que ser muy prudentes pero es la primera vez que veo un dato positivo relacionado con la vacunación que sea verosímil», afirma Javier Padilla, del grupo de expertos del Principado

Momento de la preparación de la segunda dosis de la vacuna contra el covid
Momento de la preparación de la segunda dosis de la vacuna contra el covid

Es apenas una tendencia que se dibuja en tres días en la evolución de un gráfico, un dato para tomar con la máxima prudencia, pero el primer efecto del impacto de la vacunación en las residencias de Asturias podría estar produciéndose ya en pleno crecimiento de la tercera ola en el Principado.  Así lo ha hecho notar, Javier Padilla, médico de familia y uno de los once expertos que componen el Comité Asesor y de Seguimiento de la covid-19 en Asturias, en un contexto de disparo de contagios entre la población general, en los geriátricos la curva es menor, gracias probablemente a la primera inmunización (todavía leve) de la ronda inicial de vacunas.

Padilla consultó los datos tras una conversación con el epidemiólogo Usama Bilal sobre los efectos de la vacunación en Israel, el país en el que un mayor porcentaje de población ya ha recibido las primeras aplicaciones en el que se observan ya los primeros efectos. «Nos dimos cuenta de que había una divergencia a partir del día 16 y que además era mantenida durante tres días. Una diferencia entre la evolución del número de casos en las residencias con respecto a lo que pasa en la población general, dentro de la media de los últimos siete días».

Asturias ya ha completa la administración de la primera dosis de la vacuna de Pfizer a todo el colectivo de los geriátricos (tanto a residentes como a trabajadores) y el augurio del consejero Pablo Fernández es completar en este grupo la segunda toma antes de mediados de febrero. Lo que se conoce del impacto de la vacuna en Israel es que la primera dosis reduce en un 33% la incidencia en residencias respecto a la esperada. También debe de tenerse en cuenta que el efecto de la vacuna no es automático, Padillo señaló que los estudios en Israel revelan que tras recibir la primera dosis en algunos casos empiezan a formarse anticuerpos a los siete días y es partir del día doce cuando se encuentran de forma más evidente.

«Hay que ser muy prudentes pero es la primera vez que veo un dato positivo relacionado con la vacunación que sea verosímil»; destacó Padilla quien añadió que, de confirmarse este dato, puede cambiar las expectativas sobre la evolución de la tercera ola, especialmente en lo que atañe al número de fallecidos, y también refuerza a su juicio la idea de imponer restricciones severas en este momento ya que «lo que estamos haciendo es dar ese espacio de tiempo para que la vacuna vaya haciendo efecto y cada día que conseguimos que la incidencia crezca menos de lo que podría crecer, lo que logramos es proteger especialmente las residencias, porque además sería allí donde vamos a ver un efecto de forma más temprana».

Las distintas oleadas de la pandemia, llegaron a Asturias a un ritmo distinto del resto de comunidades y es algo que se ha notado en su evolución. Así en primavera, en un contexto de cierres muy severos, el Principado destacó entre las regiones europeas que mejor había hecho frente al covid, y, sin embargo, con la llegada de otoño en un momento en que bajaba a incidencia en gran parte del país, los casos de dispararon en Asturias llegado a poner contra las cuerdas al sistema asistencial y doblando el número de fallecidos. La tercera ola es peculiar ya que, al tener su origen en el aumento de la movilidad por las fiestas navideñas, está teniendo un ritmo de crecimiento similar en el conjunto de los territorios. Asturias entra en la tercera ola a la vez que otras comunidades, con una situación de partida relativamente mejor ya que antes de las navidades había logrado reducir mucho la inicidencia, pero en una situación de alto peligro dado el envejecimiento de su población. Con una incidencia incluso menor que en otras comunidades, los ingresos hospitalarios y las muertes crecen más en Asturias por tener un mayor porcentaje de población vulnerable.

En este sentido, Padilla alabó la estrategia de Asturias de centrarse en aplicar las primeras dosis en las residencias para trata de cubrir a este colectivo (tanto los residentes como los trabajadores) de forma rápida ante un previsible estallido de contagios en año nuevo. «Asturias se ha caracterizado por vacunar muy rápido pero también por ser de las comunidades que ha seguido el protocolo marcado por el Ministerio», respecto al orden en que deben vacunarse los grupos, en otros territorios se han solapadoi dosis en residencias con las de sanitarios y se han producido los primeros escándalos por vacunaciones de personas no incluidas en esos grupos. De esta forma, focalizados en las residencias Padilla apuntó que en Asturias, junto a comunidades como Galicia que han seguido la misma estrategia «son las comunidades donde antes se debería notar un impacto en las residencias».

Asturias ya ha suministrado el 93,6% de las vacunas recibidas, según datos oficiales del Ministerio de Sanidad. El total de inoculaciones se acerca al millón, con 966.097 unidades, de las cuales 957.314 son del laboratorio Pfizer-Biontech y 8.783 de Moderna, con un porcentaje del 84,5% de inyecciones aplicadas sobre el 1.143.300 recibidas. Además, se han inyectado las dos dosis de la vacuna de Pfizer necesarias para la inmunidad a un total de 9.341 personas, cifra que cuadruplica las 2.315 contabilizadas ayer lunes y que supone casi el 1% (0,97%) de la totalidad de las administradas.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Primeros efectos de la vacuna en las residencias de Asturias: por fin empieza a bajar la curva