Lleno casi total en los hospitales de Avilés y Mieres

ASTURIAS

Pasillos del Hospital Universitario San Agustín (HUSA) de Avilés
Pasillos del Hospital Universitario San Agustín (HUSA) de Avilés

La ocupación supera el 90% en ambos concejos y preocupa la evolución en Oviedo

01 feb 2021 . Actualizado a las 18:47 h.

Las autoridades sanitarias del Principado lanzaron una seria advertencia de alerta respecto a la capacidad asistencial de los hospitales de Asturias, no sólo por el aumento de los ingresos por coronavirus sino también por la merma de recursos para pacientes de otras patologías. Y no es para menos, la directora gerente del Sespa, Concepción Saavedra señaló que, a nivel global de la comunidad, la ocupación está al 75%, pero estos porcentajes se disparan en el caso de concejos de la zona central: Avilés está al 93% y ha empezado a derivar a pacientes al HUCA; Mieres está al 91%, Gijón al 84% y Oviedo al 80%. La gerente añadió dos cifras más muy descriptivas, en la actualidad Asturias cuenta con 632 camas disponibles para pacientes de covid pero el número de ingresados en hospitales por otras dolencias es de 1.802.

Avilés y los concejos de Castrillón y Corvera prorrogarán las restricciones vigentes (con limitaciones añadidas como el cierre de la hostelería salvo para la recogida y reparto a domicilio) durante las próximas dos semanas; las otras dos grandes urbes de Asturias también despiertan preocupación, en Gijón pero especialmente en Oviedo cuya curva de contagios no termina de aplanarse y además continúa empeorando la incidencia en mayores de 65 años.

El director de Salud Pública, Rafael Cofiño señaló que los últimos datos disponibles en Asturias pintan un panorama complicado por su impacto en los hospitales, una incidencia acumulada de 623 casos por cada 100.000 habitantes (superando los 500 marcados por estándares europeos para medir los niveles de riesgo) y aunque apuntó que los últimos días parecen reflejan una contención, la situación deberá evaluarse en las próximas semanas. Siempre teniendo en cuenta que, incluso en el mejor de los casos, aunque los contagios empezaran a disminuir de forma rápida, los ingresos de positivos anteriores seguirían llegando a los centros hospitalarios durante dos o tres semanas más. Cuando Asturias entró en la tercera ola todavía no habían salido de las unidades de cuidados intensivos los enfermos que habían llegado allí en la segunda ya que las estancias por covid son muy prolongandas.