El despido «procedente» del repartidor de comida que se negaba a desinfectarse las manos

Luis Fernández
L.F. REDACCIÓN

ASTURIAS

Gel desinfectante en la entrada de un centro comercial
Gel desinfectante en la entrada de un centro comercial

El Juzgado de los Social número 4 de Gijón desestima la demanda interpuesta por el trabajador

03 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Con el avance de la pandemia y su prolongación en el tiempo, cada vez son menos los comportamientos de la ciudadanía que causan sorpresa. Pero de vez en cuando sale a luz alguno que causa, al menos, llama la atención. Uno de los últimos, el de un repartidor de comida a domicilio que, a pesar de la insistencia de la empresa, se negaba a desinfectarse las manos antes de manipular el paquete que iba a repartir. Fue despedido, presentó una demanda al considerar que era improcedente y el Juzgado de lo Social número 4 de Gijón acaba de dar la razón a la compañía. El despido es procedente.

La sentencia recoge como hechos probados que el repartidor trabajaba para la empresa desde el 14 de enero de 2019. Tenía un contrato a tiempo parcial de 20 horas semanales con la categoría de «mensajero». Desde el principio, el trabajador fue «reticente» a la recogida de equipos de protección personal, entre los que se encontraban guantes, gel y mascarillas, motivo por el que fue requerido por la compañía en varias ocasiones antes de recibirlas.

Los desencuentros entre las dos partes vienen de atrás. En el mes de abril de 2020, el empleado ya había sido sancionado por la empresa con dos faltas graves por «demora en la realización de un servicio y desobediencia a órdenes e instrucciones del empresario». Frente a esta sanción, el trabajador presentó una demanda que está pendiente de resolución.