El cuaderno de trabajo de Severo Ochoa, a buen recaudo en el Instituto Cervantes

Raúl Casado MADRID

ASTURIAS

El ministro de Ciencia, Pedro Duque, deposita en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un legado «in memoriam» del Nobel Severo Ochoa
El ministro de Ciencia, Pedro Duque, deposita en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un legado «in memoriam» del Nobel Severo Ochoa EFE | Rodrigo Jiménez

Parte del legado «in memoriam» del Nobel asturiano enriquece ya la Caja de las Letras

11 feb 2021 . Actualizado a las 12:38 h.

Inmenso y descomunal; así es el legado de Severo Ochoa, y desde hoy una de las partes más del importantes del mismo -el cuaderno experimental en el que plasmó los avances y trabajos que le llevaron hasta la consecución del Nobel de Medicina en 1959- enriquece la Caja de las Letras del Instituto Cervantes.

Es el cuaderno en el que Severo Ochoa reunió los trabajos experimentales que hizo sobre la enzima «polinucleótido fosforilasa» y la síntesis del ácido ribonucleico, descubrimientos que justificaron el máximo reconocimiento mundial y que constituyeron la base fundamental para el estudio del código genético.

«Esta enzima puede ser considerada la piedra Rosetta del código genético» llegó a decir el propio Ochoa, cuyo legado «in memoriam» ha sido hoy depositado en el buzón de seguridad número 1.709 de la Caja de las Letras de la antigua cámara acorazada de la sede del Instituto Cervantes por el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, según informa Efe.