Fuga de militantes y peligro de desintegración: la onda del terremoto naranja llega a Ciudadanos Asturias

Juan M. Arribas

ASTURIAS

Ignacio Cuesta, candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Oviedo, con el secretario de Organización de Ciudadanos, Fran Hervías
Ignacio Cuesta, candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Oviedo, con el secretario de Organización de Ciudadanos, Fran Hervías Ciudadanos Oviedo

Gran parte de la cúpula en Asturias está muy vinculada a Fran Hervías, que ha desertado al PP

18 mar 2021 . Actualizado a las 10:25 h.

En las lecciones de física de Secundaria se enseña a los alumnos que la sublimación consiste en el cambio de estado sólido a estado gaseoso sin pasar por el estado líquido. Algo así le ha pasado en menos de una semana a Ciudadanos, desde que lanzara su intención de presentar una mocion de censura en Murcia, abortada apenas unos días después a golpe de tránsfugas; con la salida del Gobierno de Madrid, con la disolución de la cámara regional y el adelanto electoral de Isabel Díaz Ayuso; y luego una cascada de renuncias, dimisiones y cambios de barco en marcha protagonizados nada menos que por el propio secretario de Organización del partido, Fran Hervías, que saltó al PP. El epicentro es lejano pero la onda expansiva ha alcanzado también a Asturias donde se ha acelerado la mengua de militantes entre los naranjas en varias ciudades y la tensión entre Ignacio Cuesta y Teresa Mallada ha subido de volumen aunque sin que ninguno de ellos ponga en cuestión el pacto que sustenta el gobierno de Oviedo.

La sensación generalizada, dentro y fuera de la formación naranja, es que ya nadie controla realmente lo que pasa y el lema predominante es Sálvese quien pueda, según afirman fuentes consultadas que prefieren el anonimato. En Asturias, el liderazgo de Ignacio Cuesta no parece amenazado o, al menos, nada ha hecho sospechar por el momento que algún movimiento pueda poner en peligro el acuerdo de gobierno que mantiene con el PP para preservar la alcaldía de Oviedo en manos de Alfredo Canteli. Sin embargo, los encontronazos verbales entre Cuesta y Teresa Mallada han subido de tono desde el lunes y las dudas crecen sobre lo que podría pasar con el grupo parlamentario en la Junta General.

A las elecciones autonómicas, Ciudadanos acudió con el exrector de la Universidad de Oviedo, Juan Vázquez, como cabeza de lista y una nutrida composición de fichajes independientes en los primeros puestos. Llegado el ecuador de la legislatura ninguno de ellos permanece en el escaño. Vázquez dejó el parlamento después de constituirse con denuncias de un giro derechista que había perjudicado la campaña centrada que él había planificado. El veto desde Madrid a un acuerdo presupuestario con el PSOE el año pasado terminó por provocar la dimisión de Ana Coto, que también regresó a la Universidad así que ha habido muchos movimientos.  Del grupo de cinco diputados en el parlamento asturiano sólo tres entraron directamente tras la sentencia de las urnas: Sergio García, Laura Pérez Macho y Armando Bartolomé. Susana Fernández, hoy portavoz, era el número siete de la lista, y Luis Fanjul, el nueve.