El hidrógeno verde 100% asturiano puede crear miles de empleos

El Principado aspira a atraer proyectos que incluyan todo el ciclo de producción, desde parques eólicos a almacenamiento y consumo del recurso energético

El próximo 30 de abril España tendrá presentar ante Bruselas sus planes para acoger los fondos europeos de reconstrucción postpandemia, el plan España Puede, que abrirá la puerta a una lluvia de millones que aspira a paliar el terrible impacto económico del coronavirus pero también a transformar en buena medida el sistema de producción de muchos países. En ese movimiento, Asturias espera encontrar un hueco, no pequeño, en el desarrollo del hidrógeno verde como nuevo recursos fundamental de producción energética, y no espera poner un pie en alguna o varias de las parcelas en que tendrá que desplegarse esta nueva tecnología sino en todas ellas, el ciclo completo, desde la fabricación de la maquinaria que lo haga posible hasta la distribución a la industria y su consumo. Y de fondo, la creación de miles de empleos.

«Asturias tiene capacidad de desarrollo en el hidrógeno verde en toda su cadena de valor», destacó a La Voz el consejero de Industria Enrique Fernández quien apuntó que en la Mesa del Hidrógeno puesta en marcha en la comunidad se han empezado a recoger proyectos y estrategias que abarcan todo el ciclo de producción relacionado con este fuente energética, incluso con la fabricación de la maquinaria precisa para ponerla en marcha.

El hidrógeno verde se obtiene del agua, al romper sus moléculas para separar el hidrógeno del oxígeno mediante un proceso denominado electrólisis. Para ello es necesario contar primero con una fuente relevante de electricidad, y los ojos del Principado se han puesto en los parques eólicos como origen primordial, y no cualquier tipo de aerogeneradores, sino los de mayor tamaño y potencia que deben instalarse en alta mar. En el Principado, Windar ya produce piezas gigantescas que se exportan a otros países, la cuestión ahora es buscar emplazamientos en la costa asturiana que tiene la peculiaridad de que es muy profunda y no las plataformas no pueden anclarse en el lecho marino, es preciso que sean flotantes.

«A nosotros en Asturias nos interesaría incorporar absolutamente todo el ciclo del hidrógeno. Estamos interesados en construir los parque eólicos flotantes offshore y empezar ahí a generar riqueza. Poder instalarlos después en ciertas zonas y, quiero destacarlo, vigilar bien los impactos medioambientales, esto estamos cuidándolo mucho, no se va a hacer en cualquier sitio y desde luego, no en zonas protegidas», resaltó el consejero de Industria. Fernández apuntó que la costa occidental del Principado tiene muchas papeletas para acoger en el futuro estos parques flotantes por la fuerza de sus vientos.

A finales de febrero, el Principado inició una revisión de las actuales directrices sobre Energía Eólica, que ya tienen 13 años de antigüedad, para favorecer la implantación de parques de generación. En ese anuncio, el Gobierno asturiano informó de que tiene sobre la mesa 47 solicitudes de proyectos. De ser aprobadas, se sumarían a los veintidós parques eólicos instalados, que cuentan con una potencia de 611,45 megavatios a los que se sumarían 862,4 megavatios más. 

Con esa energía, con los proyectos alternativos al cierre de las térmicas que se espera se planteen con los mecanismos de Transición Justa, podrían concretarse centros de electrólisis en los que producir el hidrógeno verde. El siguiente paso es el almacenamiento de esa energía, algo que también entra dentro de las estrategias de transformación de la economía tras la descarbonización y en el que, según apuntó, Enrique Fernández, puede jugar un papel crucial la regasificadora de El Musel. «Se trata de tener actividad en la distribución, el transporte y el almacenamiento, en la logística del hidrógeno, y un ejemplo es la regasificadora de Gijón, que puede ser reconvertida al hidrógeno».

Todo ese potencial energético cierra el ciclo en el consumo. Y la aspiración del Principado es que sirva también como fuente para la gran industria asturiana. Hunosa, Enagás y Arcelor son algunos de los nombres de empresas que han presentado proyectos relacionados con el hidrógeno o han lanzado expresiones de interés ante el Ministerio de Industria en el proceso abierto el pasado mes de febrero.

En este sentido, el consejero apuntó que «por último se trata de fomentar el uso del hidrógeno como combustible limpio en procesos industriales asturianos. Es decir estaríamos generando actividad económica y empleo en toda la cadena de valor, con los parques eólicos, los electrizadores, haciendo que generen energía verde. Los electrizadores generan el hidrógeno que luego a su vez transportamos fuera de Asturias y también a empresas industriales asturianas que hoy en día tienen fuentes energéticas que son contaminantes».

Por qué el hidrógeno verde puede ser la nueva minería de Asturias

L. Ordóñez

Es una de las principales alternativas para la producción energética tras la descarbonización pero ¿en que consiste y por qué le interesa a Asturias?

Primero con la descarbonización pero de forma más reciente también con los fondos europeos destinados a la reconstrucción económica tras la pandemia, el concepto de hidrógeno verde ha ido ganando más y más espacio en los titulares. Aparece de forma contante como una de las principales alternativas, singularmente en Asturias, para la renovación de la capacidad productiva energética, un proceso que además se presume «limpio» respecto al medioambiente y también con la capacidad de generarar, con su desarrollo y despliegue, nuevos puestos de trabajo. Pero ¿qué es realmente el hidrógeneo verde y por qué le interesa tanto a Asturias?

Seguir leyendo

Comentarios

El hidrógeno verde 100% asturiano puede crear miles de empleos