Los narcos de la «Operación Drache» que actuaron en Asturias se enfrentan a una multa multimillonaria

La Voz VALLADOLID

ASTURIAS

Vista del dinero y el material incautado por las Fuerzas de Seguridad tras desmantelar una red internacional de tráfico de drogas que operaba desde el País Vasco, Castilla y León, Andalucía y Asturias tras la detención de 32 personas y la intervención de 200 kilogramos de droga durante una rueda de prensa celebrada este miércoles en Valladolid.
Vista del dinero y el material incautado por las Fuerzas de Seguridad tras desmantelar una red internacional de tráfico de drogas que operaba desde el País Vasco, Castilla y León, Andalucía y Asturias tras la detención de 32 personas y la intervención de 200 kilogramos de droga durante una rueda de prensa celebrada este miércoles en Valladolid. Nacho Gallego

La red internacional de tráfico de drogas fue desmantelada en 2020 tras una investigación que tuvo lugar en varias comunidades, entre ellas el Principado

21 mar 2021 . Actualizado a las 18:19 h.

A un total de 251 años de prisión y a más de 25 millones de euros asciende el conjunto de penas y multas que la Fiscalía vallisoletana solicita para los 28 encausados en la denominada «Operación Drache» concluida en febrero de 2020 por la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Ertzaintza contra una presunta banda de «narcos» que operaba en Vizcaya, Guipúzcoa, Valladolid, Sevilla y Asturias.

A la casi treintena de encausados se les acusa de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal, con peticiones de entre 10 años y medio de prisión para el presunto cabecilla, Ibón A.M, y ocho y medio para otros, dos de los cuales también se enfrentan a cargos por tenencia ilícita de armas, y en todos los casos con multa para cada uno de ellos de 900.000 euros.

Las investigaciones, que se iniciaron en la capital vallisoletana, concluyeron con la detención de 32 personas -16 en País Vasco, once en Valladolid, dos en Sevilla, una en Asturias, otra que se encontraba ya en prisión y otra que se encuentra en calidad de investigado- y la ocupación de 200 kilogramos de droga valorada en casi medio millón de euros, cuatro armas de fuego, 45.000 euros en metálico y doce vehículos.

Tal y como señaló en su día el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez, las pesquisas se iniciaron en el mes de abril de 2019 con un bar El Rincón del Cómico, situado en la capital vallisoletana, como epicentro desde el que se suministraban productos psicotrópicos y estupefacientes tanto en la ciudad como en la provincia.

Entre los investigados se encontraba«en la cúspide» de la organización una «vieja conocida» de la Policía Nacional apodada «La reina del speed», una mujer de 44 años y con iniciales T.V.Z, de nacionalidad búlgara, que se encontraba en libertad después de que en una operación en 2018 se le incautaran diez kilos de speed.

Las informaciones obtenidas, las hipótesis de trabajo y las investigaciones realizadas, entre ellas los «pinchazos» telefónicos realizados, llevaron a Guardia Civil y Policía Nacional de Valladolid a sospechar de la actividad criminal de «mayor alcance» de un grupo dedicado al tráfico de sulfato de anfetamina, heroína, cocaína y cannabis.

La explotación de la operación se realizó en varias fases. La primera de ellas arrancó el 23 de diciembre de 2019 con la detención de dos personas, dos transportistas que desde Sevilla exportaban marihuana «de gran calidad y alto contenido de THC» conocida como Skunk a Alemania y Holanda. A ellos se les ocupó 140 kilogramos de cogollos.

Desde esos países, y aprovechando el viaje de vuelta, se «importaba» speed y heroína que llegaban a Vizcaya donde se encontraba el «jefe del entramado», Ibón A.M., de 38 años, que era objetivo de la Ertzaintza, y que había sido detenido en 2011 en Rumanía en posesión de 150 kilogramos de cocaína en una operación policial en la que intervino la DEA, la agencia antidroga americana.