Cospedal niega la caja B: «será la contabilidad de Bárcenas, no del Partido Popular»

G. Redondo MADRID / LA VOZ

ASTURIAS

Cospedal en un congreso del PP en Madrid
Cospedal en un congreso del PP en Madrid Benito Ordoñez

La exsecretaria general declaró en la Audiencia Nacional como testigo. También testificaron Álvarez Cascos, Javier Arenas y Pío García Escudero

23 mar 2021 . Actualizado a las 22:03 h.

La Audiencia Nacional retomó este martes la actividad en el juicio por la presunta caja B del Partido Popular con la declaración de tres ex secretarios generales de la formación, en calidad de testigos: Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal, que negaron tener conocimiento de la supuesta contabilidad paralela. Pero no solo ellos pasaron de forma telemática o presencial, también declaró el expresidente del PP de la Comunidad de Madrid y expresidente del Senado Pío García Escudero. Durante la jornada de hoy testificarán los expresidentes Mariano Rajoy y Jose María Aznar.

Los exmiembros de la formación popular negaron la mayor. Quien fue ex secretaria general del partido desde el 2008 hasta el 2018, Dolores de Cospedal, fue tajante en su declaración. «La contabilidad B del Partido Popular, desde mi punto de vista, no es real. Será la contabilidad B del que fue gerente o tesorero del Partido Popular, no del Partido Popular», declaró eludiendo el nombre de quien ostentaba el cargo, y recalcó en varias ocasiones que eran de una persona en concreto. «Yo solo acepto la contabilidad oficial del PP, que fiscalizaba el Tribunal de Cuentas», expresó la ex alto cargo del partido en lo que fue su defensa en contra de las últimas declaraciones de Luis Bárcenas. El extesorero apuntó hace una semana en la comisión de investigación parlamentaria del caso Kitchen, que sus famosos papeles eran ciertos, pero que se trataba de «los papeles del PP».

Donaciones al partido

Cospedal también defendió la legalidad de las donaciones que se recibían en el partido, y recordó que desde 2007, un año antes de ser nombrada secretaria general, dejaron de estar permitidas por ley las anónimas, al tiempo que negó que el presidente y el secretario general estuviesen al tanto de las donaciones. «Le tengo que decir que yo nunca he conocido que se hicieran donaciones que no fueran regulares al PP», respondió a una de las acusaciones. En su intervención había mucha expectativa sobre el presunto pago en negro de la reforma de la sede del PP en la calle Génova, en Madrid. La ex secretaria general sostuvo que se abonó mediante transferencias y facturas ordinarias, conforme a la ley. «La cantidad es lo suficientemente abultada para que no tenga que haber otro pago. Esa teoría me parece bastante inverosímil», zanjó.