El control de la cepa brasileña, clave para contener la cuarta ola en Asturias

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Vista exterior del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)
Vista exterior del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) EFE | J.L.Cereijido

Los expertos muestran preocupación por la efectividad de las vacunas ante una variante brasileña sobre la que hay pocos estudios pero que parece más transmisible y puede provocar casos más severos

26 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La confirmación a última hora del miércoles de que en Asturias hay un caso positivo de Covid-19 que se corresponde con la cepa brasileña, además de dos casos sospechosos que se están secuenciando ha generado que, de nuevo, se planteen los interrogantes e incertidumbres que también surgieron el pasado mes de diciembre cuando en la región aparecieron los primeros infectados por la variante británica. ¿Es más contagiosa la cepa brasileña que las otras variantes que hasta ahora han circulado por la región? ¿Seguirán siendo efectivas las vacunas de Pfizer, Moderna y AstraZeneca? ¿Puede la nueva cepa de la Covid-19 llegar a desbancar a la variante británica, dominante casi al cien por cien en nuestra comunidad autónoma? ¿Hay que tomar nuevas medidas de restricción o de vigilancia ante la variante brasileña? ¿Puede contribuir esta cepa a que se genere una cuarta ola?

Los expertos aún responden a estas preguntas con prudencia porque, como indica el epidemiólogo Pedro Arcos, «aún hay pocos estudios sobre la variante brasileña». Sin embargo, el también profesor y director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo sí señala que por lo que se conoce hasta el momento de la cepa que ya ha llegado a Asturias «todo indica que es más transmisible que la variante británica».

Esta consideración la hace también el ex directivo de Salud Pública de la OMS, Daniel López Acuña, quien explica que «las variantes brasileña y sudafricana son variantes con mayor contagiosidad». Es más, el mismo añade que estas mutaciones «producen casos más severos que requieren estancias hospitalarias mas largas y pueden generar directa o indirectamente mayor letalidad».