«Hay que vacunar a cántabros, gallegos o senegaleses, Asturias siempre atiende a los desplazados»

El Principado replica a Podemos que residentes de otras comunidades trabajan en centros asturianos

Un sanitario recibe la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus en Asturias
Un sanitario recibe la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus en Asturias

El Gobierno del Principado respondió a Podemos, que ayer denunció que había personas procedentes de comunidades limítrofes que se vacunaban en Asturias, destacando que se trata de casos normales dentro del protocolo ya que en ocasiones residentes en municipios limítrofes en Galicia o Cantabria trabajan en centros asturianos. Además, y en todo caso, la portavoz del Gobierno, Melania Álvarez, insistió en que la comunidad atiende siempre «a las personas desplazadas, incluso a inmigrantes irregulares».

Álvarez señaló que «hay que vacunar a gallegos, a cántabros o a senegales» cuando se trata de una cuestión de salud pública y apuntó que en muchas ocasiones los cántabros o gallegos señalados por Podemos «pueden trabajar en un centro de Llanes o de Vegadeo o Castropol y tienen que vacunarse por ser trabajadores de un centro sanitario o una residencia».

La portavoz de Salud de Podemos en Asturias, Covadonga Tomé, reclamó el pasado jueves más «control» sobre la campaña de vacunación y afirmó que «evidentemente los gallegos y los cántabros tienen tanto derecho como los asturianos a recibir la vacuna, pero hoy por hoy la organización de la campaña de vacunación es autonómica y lo lógico sería que el Gobierno de Asturias tuviese mecanismos de control para garantizar la vacuna de los asturianos y evitar la vacunación de personas que tienen su domicilio habitual en otras comunidades autónomas».

La primera etapa de vacunación en Asturias se centró en los geriátricos, tanto para residentes como para trabajadores, y concluyó a finales de enero con un proceso en el que se acudía a los centros con las adminisraciones prácticamente personalizadas después de haber registrado quién accedía a recibirlas. La siguiente fase fue para los sanitarios y cumplió distintos ritmos según el área, pero también cumplió un protocolo ceñido al personal. 

Según recogió Efe, con los datos correspindientes al 25 de marzo, el 33,8 por ciento de las casi noventa mil personas de más de ochenta años que residen en Asturias está ya inmunizado contra la covid-19, una cohorte de población entre la que el 61,3 por ciento de sus integrantes ha recibido ya la primera dosis de los fármacos de Pfizer o de Moderna.

Al margen de los mayores de ochenta años, el siguiente rango etario con un mayor porcentaje de inmunizados es el de los que tienen entre 50 y 59 años, con un 8,10 por ciento, seguido de quienes cuentan entre 40 y 49, entre los que ya han recibido las dos dosis el 6,47 por ciento, una distribución que se repite entre quienes sólo han sido vacunados en una ocasión.

Además, 3.359 personas han rechazado ponerse la vacuna, en otros 193 casos no se ha hecho por estar contraoindicada la vacunación y en 49 porque el paciente había pasado ya la enfermedad.

La distribución territorial constata que el mayor número de inmunizados reside en Gijón (20.139), seguido de Oviedo (14.545), Avilés (5.886), Siero (3.594), Langreo (3.375) y Mieres (3.195), aunque los mayores porcentajes de población que han recibido ya las dos dosis se registra en los concejos de la comarca suroccidental (11,5 %).

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«Hay que vacunar a cántabros, gallegos o senegaleses, Asturias siempre atiende a los desplazados»