La evidencia de Israel que predice cuándo la pandemia se desplomará en Asturias

Un estudio revela el porcentaje de población con una dosis a partir del que se derrumban los contagios

En Israel, las autoridades controlan la temperatura en el acceso de algunos mercados
En Israel, las autoridades controlan la temperatura en el acceso de algunos mercados

Israel es, de lejos, el país con la campaña de vacunación más avanzada del mundo, lo es por dos razones: pagó más por las vacunas (un precio hasta un 40% superior al de la UE) y ha ofrecido los datos de sus habitantes a Pfizer para la evaluación del producto, como un gran laboratorio de prueba de campo. A fecha del 1 de abril, el país ya cuenta con un 60% de su población que ha recibido al menos una dosis, y más del 50% ya tiene una inmunización completa con las dos administraciones.

El impacto en los contagios se ha hecho notar de forma notable. Suyos fueron los primeros datos que ofrecieron la primera luz esperanzadora sobre los resultados en residencias de ancianos y ahora, con estos amplios porcentajes de vacunación, permiten conocer la cifra con la que empieza a notarse un desplome más que relevante de los positivos en la población general: el 26%, algo más de la cuarta parte de la población.

Así lo revela una comparación realizada por la consultora Fundsrat que ha puesto en relación la gráfica de avance de las vacunas con el registro de los positivos. A mediados de enero, cuando estaba a punto de alcanzarse ese porcentaje de 26% de vacunados el país contabilizaba una media de 1.200 contagios diarios, meses después, el descenso de la curva es radical y cae en un abismo hasta un registro minúsculo de 39 positivos.

¿Cuándo podría llegar Asturias a una situación semejante? Depende del ritmo del suministro principalmente, ya que el de administración es bastante acelerado. Esta semana, el Principado batió su récord de inoculación diaria con la puesta de más de 7.000 vacunas en una sola jornada. En función de si el reparto de dosis se acelera con la entrada del nuevo mes, alcanzar porcentajes cercanos a la cuarta parte de la población podría ser cuestión de semanas.

Este sábado, con datos correspondientes al Viernes Santo, el Principado informó de que ya habían recibido al menos una dosis de la vacuna el 15% de la población asturiana, 150.489 personas y, de ellas, 93.548 ya han sido inmunizados al haber recibido la pauta completa de dos dosis.

Según citó Efe, en Asturias por grupos de edad, entre los mayores de noventa años ya está vacunado casi el 91 por ciento (17.162) e inmunizado el 70,5 por ciento (13.313) mientras que en la franja comprendida entre los 80 y los 89 años han recibido la primera dosis el 77,7 por ciento (53.579) y han completado la pauta el 40,7 por ciento (28.103). Pero el objetivo que se había marcado España era terminar marzo con el 80% de los mayores de 80 años vacunados, y no ha sido así con resultado, además, desigual por territorios. 

Las previsiones aseguran que abril llegarán a España 1,2 millones de dosis, solo de Pfizer, a la semana, con lo cual el objetivo es que en el mes próximo ese sector de la población esté totalmente cubierto.

Lo cierto es que España vacuna a un ritmo relativamente bueno (es superior al de otros países del entorno Europeo como Francia o Alemania), pero la Unión Europea avanza rezagada respecto a Estados Unidos y al Reino Unido. En el caso de Gran Bretaña debe tenerse en cuenta que ha optado por una estrategia de vacunación diferente a la del continente, con la aplicación de una única dosis de AstraZeneca principalmente al mayor porcentaje de población de las islas. Los británicos confían en el efecto inmunizador de una sola dosis pero el porcentaje con la pauta completa de dos es más bien escaso. El Reino Unido además mantiene conflicto, una auténtica guerra fría, con la UE a cuenta de las vacunas, no ha exportado a Europa una sola dosis mientras que Europa sí las ha llevado allí.

Algo similar ocurre en EEUU donde Biden mantiene la ley que aprobó Trump para priorizar de forma absoluta a su población en la administración de vacunas, ninguna dosis fabricada en EEUU sale al exterior, hasta tal punto es así que Canadá, vecino de norte, está adquiriendo sus aplicaciones en Europa pese a que tener al mayor productor al otro lado de la frontera. Todo esta situación ha llevado a las autoridades comunitarias a replantearse su estrategia, empieza a hablarse de vetar la salida de vacunas producidas en Europa y se confía en que en abril se disparen los suministros, al menos esa es la promesa de Pfizer. AstraZeneca ha incumplido sus fechas y lotes de forma sistemática.

A fecha del 1 de abril, de las 244.037 vacunas inoculadas en Asturias, 207.162 fueron de Pfizer; otras 21.543 de AstraZeneca y 15.339 de las distribuidas por Moderna.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La evidencia de Israel que predice cuándo la pandemia se desplomará en Asturias