Diseñan una tecnología que convierte móviles en miniescáneres

El prototipo ha sido desarrollado por investigadores de la Universidad de Oviedo y permite que cualquier persona tenga acceso a un escáner con prestaciones idénticas a los de los aeropuertos

De izquierda a derecha, Jaime Laviada, Fernando Las Heras y Guillermo Álvarez
De izquierda a derecha, Jaime Laviada, Fernando Las Heras y Guillermo Álvarez

Redaccion

Los sistemas de seguridad que se emplean en los aeropuertos son altamente eficaces, pero requieren de dispositivos de gran tamaño y coste elevado. Un equipo de la Universidad de Oviedo ha conseguido ahora desarrollar un prototipo empleando únicamente sensores presentes en teléfonos móviles de última generación, lo que podría convertirlos en miniescáneres para ver a través de los objetos con idénticos resultados en términos de calidad y eficacia y un precio mucho más asequible.

El hallazgo es fruto del trabajo del Grupo de Teoría de la Señal y Comunicación de la Universidad de Oviedo y se enmarca en el proyecto Tecnologías avanzadas en ondas milimétricas para dispositivos vestibles o de mano (MILLIHAND), que cuenta con financiación del Plan Nacional de I+D+i.

El profesor e investigador Jaime Laviada Martínez, del departamento de Ingeniería Eléctrica, Electrónica, de Computadores y de Sistemas de la Universidad de Oviedo, explica que el proyecto MILLIHAND se puso en marcha en 2019 con el propósito de «resolver retos sociales gracias a la tecnología». En este tiempo, el trabajo del equipo de la institución académica asturiana ha avanzado en la creación de dispositivos novedosos que pueden emplearse en la ropa o utilizarse en la propia mano. Uno de los objetivos del proyecto es diseñar un radar integrado en la ropa, una especie de bastón tecnológico, que pueda ser empleado por personas con discapacidad visual para detectar y sortear obstáculos.

Prototipo para convertir teléfonos móviles en miniescáneres
Prototipo para convertir teléfonos móviles en miniescáneres

El Grupo de Teoría de la Señal y Comunicación de la Universidad ha conseguido nuevos y sorprendentes resultados gracias a la explotación de las herramientas que proporcionan los teléfonos móviles de última generación. «Hemos diseñado un sistema de imagen electromagnética que consigue transformar los teléfonos móviles en escáneres que nos permiten ver a través de objetos como el papel, el cartón o la ropa, exactamente igual que los sistemas de seguridad que se utilizan en los aeropuertos de todo el mundo», apunta Laviada.

Demostración de escaneo
Demostración de escaneo

Dos tipos de teléfonos móviles

Para conseguirlo, el grupo de investigación asturiano se ha apoyado en dos tipos de tecnología móvil. Por un lado, teléfonos que llevan un radar incorporado como algunos dispositivos de Google que fueron diseñados para detectar gestos como pasar páginas con el movimiento de la mano: «Nosotros hemos dado una vuelta de tuerca y hemos utilizado ese pequeño radar para abrir un mundo lleno de posibilidades».

Y, por otro lado, la telefonía 5G, que emite y va a emitir cada vez más en ondas milimétricas muy cortas que permiten conseguir imágenes de una alta resolución. «Con este incremento en la frecuencia ganamos en resolución y lo que antes era una simple mancha ahora es una imagen muy clara. Hemos obtenido imágenes muy nítidas de tijeras, llaves…», explica Laviada.

Así, para convertir los móviles en miniescáneres se ha utilizado una tecnología combinada: las cámaras de los móviles para seguir la posición del móvil y las unidades de comunicación para emitir y transmitir, igual que lo hace un radar. «Para obtener la imagen, utilizamos las cámaras del móvil y movemos el teléfono delante de la zona que queremos escanear en zig-zag y, además, empleamos el radar o el propio sistema de comunicación del teléfono para transmitir y recibir ondas. Gracias a esta combinación hemos logrado imágenes tremendamente nítidas», indica Laviada.

Democratizar la tecnología

«Esta investigación permite que cualquier persona tenga acceso a un escáner de ondas milimétricas, que tienen un enorme potencial en multitud de ámbitos», añade, explicando que una de las aplicaciones más claras es la seguridad de los aeropuertos y eventos, aunque hay muchas más. De hecho, esta tecnología puede ser utilizada también para detectar defectos de fabricación en edificios, en la búsqueda de tuberías viviendas o incluso la exploración de partículas extrañas en alimentos. Tras el diseño de este innovador prototipo, el equipo de la Universidad de Oviedo está avanzando ahora en la búsqueda de acuerdos comerciales que permitan la explotación económica de su hallazgo.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Diseñan una tecnología que convierte móviles en miniescáneres