Barbón pide recuperar el espíritu de la Transición ante la reforma del Estatuto

Apela al diálogo durante el acto conmemorativo del 35 aniversario de la sede de la Presidencia

Vista exterior del edificio de la Presidencia del Gobierno del Principado
Vista exterior del edificio de la Presidencia del Gobierno del Principado

Oviedo

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha apelado hoy a la necesidad de recuperar el espíritu de la Transición que permitió aprobar la Constitución de 1978 para afrontar la futura reforma del Estatuto de Autonomía de Asturias cuando se cumplen los 40 años de su entrada en vigor.

Barbón ha hecho estas afirmaciones durante el acto conmemorativo del 35 aniversario de la entrada en servicio para su actual uso del edificio que alberga la sede de la Presidencia del Principado y que desde hoy contará con cuatro salas que recibirán el nombre de los expresidentes Rafael Fernández, Pedro de Silva, Sergio Marqués y Vicente Álvarez Areces.

Tras agradecer la labor de sus ocho antecesores, el jefe del Ejecutivo ha incidido en que, aunque parezca «extraño» en la actual coyuntura política, sigue siendo necesario apelar al consenso dado que, a su juicio, el diálogo es «la mejor manera de avanzar» y, si fue posible en un momento excepcional como la Transición, también debería serlo para afrontar una pandemia.

El reconocimiento que hoy se hacía a sus antecesores, y que desde ahora tendrán el tratamiento protocolario de presidente de forma vitalicia, «no es una cortesía impostada» si no «lo mínimo» que se podía hacer «como gesto de gratitud», ha apuntado Barbón.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado preferir pensar en el edificio más como una casa «que hicieron suya» sus predecesores que como un palacio y ha recordado que, durante el confinamiento al que se sometió en el inmueble la pasada primavera, la contemplación de los retratos de los ex presidentes le ayudaban en los periodo en que se venía «abajo» y le servían para recordar que también ellos «pasaron momentos muy difíciles y salieron adelante».

Se trata, ha apuntado Barbón, de un edificio «discreto, austero, sin grandes lujos ni oropeles» que representa la idiosincrascia de los asturianos en su intento de no «llamar la atención», que es «una casa cercana en el corazón de Oviedo» sin vallas que lo separen de los ciudadanos lo que hace también que en su interior se oigan «todos los ruidos de la calle».

A estas características se añade, ha advertido, el hecho de que esté unido a la anexa Junta General del Principado «por el famoso pasadizo secreto, que no es secreto porque todo el mundo lo conoce» y que permite al Gobierno estar unido al parlamento por esa suerte de «cordón umbilical, como no puede ser de otra manera».

El inmueble, ha añadido, tiene «la huella» de todos los presidentes que han pasado por él al frente de una comunidad que no accedió al autogobierno, «aunque lo podría hacer», apelando su historia milenaria, pero en la que sí ha abogado por reivindicar su autoestima «sin los complejos de quienes tiene veleidades nacionalistas» lo que permite a sus ciudadanos estar también orgullosos de ser españoles y europeos, informa Efe.

Por otro lado, el presidente asturiano, Adrián Barbón responderá el miércoles en el pleno de la Junta General del Principado a varias preguntas de la oposición relacionadas con la vuelta a la enseñanza presencial completa, la reforma de la administración y la industria asturiana.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Barbón pide recuperar el espíritu de la Transición ante la reforma del Estatuto