Daniel Gutiérrez, abogado: «Las amenazas contra los clubes de la Superliga son inviables jurídicamente»

El joven asturiano ha creado su propia firma de abogados, encargada de transformar y adaptar al mercado la prestación de servicios jurídicos

El abogado asturiano Daniel Gutiérrez Bernardo
El abogado asturiano Daniel Gutiérrez Bernardo

Este lunes 26 de abril fue el Día Mundial de la Propiedad Intelectual. Para conmemorar la fecha habla el abogado asturiano Daniel Gutiérrez Bernardo. Gutiérrez, pese a su juventud, es una de las voces más autorizadas sobre el tema y ha fundado su propia firma especializada: DG LAW Derecho de los Negocios & Propiedad Intelectual.

-¿En qué consiste lo que hace?

-DG LAW transforma y adapta al mercado la prestación de servicios jurídicos. A través de la marca se vehiculiza una oferta de servicios diferente sobre la base de mi formación y experiencia en Derecho: dirigida a brindar asesoramiento de vanguardia y alto valor añadido a startups, scaleups y mid corps. Representa una alternativa clara para aquellas empresas que buscan explotar modelos de negocio innovadores y aspiran a encontrar un compañero de viaje en el que depositar plenamente su confianza.

-¿A qué se debió que se decantase por estudiar Derecho?

-Creo que nunca lo tuve claro del todo, aunque el cine, una de mis grandes pasiones, jugó un papel relevante: Primal Fear, A Few Good Men o The Firm, de Pollack, decantaron la balanza. Si me permite la recomendación, apunten y vean la serie The Good Fight.

-¿Cómo dio el salto a crear su propia firma de abogados?

-DG LAW no surge como consecuencia de un capricho. Es fruto de un proceso vital continuo que enriquece día a día tanto el fondo como la forma del proyecto, y a través del cual se intenta plasmar el conjunto de sueños, pasión e ilusiones que lo impulsan. Sin descanso.

-¿Ha tenido algún padrino? Alguien que le haya prestado ayuda o respaldo.

-A la hora de dar el salto, como refiere, es básico tomar en consideración los intereses y riesgos que tal decisión comporta. Debe siempre atender a un criterio racional, no basado en impulsos. Si tuviera que trasladar un mensaje claro sería el siguiente: progresión y cautela. Una taza de cada para avanzar, paso a paso, sin olvidar que una decisión errónea puede hacer añicos todo lo logrado.

Tras haber experimentado varios roles en diferentes iniciativas bajo el paraguas de terceros, en septiembre de 2019 decidí que era el momento de proponer un enfoque distinto y distante, adaptado a los nuevos modelos de negocio que ya lideran el futuro. Y todo ello desde Oviedo, la ciudad que considero mi casa.

-¿Por qué esa especialización en Derecho de los Negocios y Propiedad Intelectual?

-La idea surge, como ya he adelantado, fruto de mis propios intereses, experiencia y formación. Durante más de seis años trabajé en la configuración, diseño, ejecución y defensa de multitud de proyectos desde una triple perspectiva: societaria, transaccional/contractual y de propiedad intelectual. Es una mezcla ganadora, y aún más a futuro. Por otra parte, los perfiles de juristas expertos en operaciones mercantiles y propiedad intelectual cada vez son más demandados. Asistimos a un cambio de modelo económico que pivota a pasos agigantados hacia la generación, manejo y aplicación del conocimiento de datos y se aleja del concepto de industria tradicional.

-Está cosechando un gran éxito y relevancia. Háblenos, si puede, de alguna de sus operaciones más importantes.

-Lo más importante es que los clientes no se muevan en la incertidumbre, trasladar seguridad es fundamental. Con seguridad, planteamientos sólidos, eficacia, rapidez y pasión se adoptan decisiones positivas para cualquier negocio. Iniciativas como Cüimo, Born Living Yoga, guppy, RAW Superdrink, Buendia Tours y otras muchas confían en DG LAW para defender sus intereses. Y es un orgullo trabajar con ellos.

Sin desvelar información confidencial. Represento los intereses de un grupo interesado en realizar un movimiento de adquisición importante en el sector del cannabis dentro de nuestras fronteras. Concluiré en menos de un mes la implantación en España de un grupo de la costa oeste estadounidense centrado en el desarrollo de soluciones basadas en inteligencia artificial. Y asesoro a una startup nacional centrada en el campo de la realidad virtual que negocia una operación de relevancia internacional.

-¿Puede enumerar o describir algún asunto de actualidad cuya repercusión marque tendencia dentro de sus especialidades?

-Sin duda, la Superliga (ESL). No discuto el contexto ni el impacto social de la propuesta ESL. Ahora bien, en términos jurídicos considero que es perfectamente viable, siempre y cuando su calendario no impidiera a los futbolistas cumplir con el resto de obligaciones ya asumidas para con sus clubes y competiciones en las que estos participen, ni con aquellos compromisos que a nivel individual debieran asumir en relación con sus federaciones nacionales. Existe un claro precedente por lo que respecta a deporte profesional en términos de nuestra legislación vigente: la Euroliga de baloncesto. Su aparición provocó un choque frontal entre la FIBA y los clubes que la fundaron e impulsan, que acabó en una negociación y adaptación por parte de las organizaciones en discordia, tras las recomendaciones de negociación vertidas por la Comisión Europea. Los aficionados a esta disciplina hoy disfrutan de una competición que se rige por sus propias normas y nadie puede discutir el éxito de la misma.

Así, y a pesar de la desbandada protagonizada por la mayoría de clubes pertenecientes, considero inviables las amenazas disciplinarias anunciadas a bombo y platillo contra los clubes fundadores de la ESL.

-Ha decidido asentarse en Asturias, ¿cree en el futuro de nuestra región?

-Completamente. De hecho, lo asumo como parte de mi responsabilidad. Es más, todas las personas que hemos nacido o crecido aquí deberíamos hacerlo. Esta región es inigualable, pero aún más lo es su capital humano. En todos los sentidos. Debemos ser capaces de revertir la situación demográfica a corto plazo, y eso se consigue generando empleo de calidad y favoreciendo la inversión pública y privada en proyectos punteros.

La tecnología permite prestar servicios u ofertar bienes en cualquier parte del mundo. Tenemos delante de nuestras narices una oportunidad única, si la desaprovechamos, quizá, no volvamos a tener otra.

-En un lugar tan pequeño como este, ¿son más importantes los conocimientos o los contactos?

-Siempre me inculcaron que el conocimiento es la mejor herramienta para conseguir lo que uno se proponga. Adquirir conocimiento supone un esfuerzo continuo y diario, que permite atender a las pruebas que a uno se le presentan para sortearlas desde, como mínimo, una posición de confianza plena. Un buen profesional genera sus contactos durante el camino que recorre. Lo importante es que el trabajo desempeñado respalde su oferta y avale la propuesta de valor que traslada al mercado. Si nos se cree ni se disfruta en lo que uno hace, poco importan los contactos.

-Estudió en Oviedo, ¿cómo valora la Universidad?

-Solo puedo hablar de la Facultad de Derecho. En formación, le pondría un 9 sobre 10. No fui un estudiante de carrera excelente en mis primeros años, y, a pesar de ello, salí de la facultad bien preparado en comparación con mis compañeros que provenían de otras universidades públicas y privadas. Puedo asegurarle que varios profesores de la Facultad de Derecho me inspiraron a convertirme en mejor persona y profesional, y han influenciado en varias decisiones vinculadas a mi carrera profesional. Les estaré siempre agradecido.

En cambio, me gustaría que Uniovi reconectara aún más con el sector privado. A través de DG LAW se ha planteado una jornada formativa: La Propiedad Intelectual como elemento clave en los Negocios Digitales, en la que diferentes actores explicarán a los alumnos cómo el Derecho y la propiedad intelectual influyen en sus iniciativas empresariales. No podemos esperar que lo anterior sea unidireccional. Animo a que el sector privado se vuelque y colabore con Uniovi sin exigir nada a cambio. La universidad es, o debería de ser, el epicentro intelectual que cataliza las aspiraciones de los jóvenes asturianos y debemos fomentarlo al máximo posible.

-¿A qué aspira con DG LAW Derecho de los Negocios & Propiedad Intelectual?

-A trabajar cada día más duro para ofertar el mejor servicio posible en el mercado. Me gustaría que todo aquel que busque lanzar y escalar un proyecto empresarial ubicase a DG LAW como su referente jurídico, y no solo en el Principado de Asturias.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Daniel Gutiérrez, abogado: «Las amenazas contra los clubes de la Superliga son inviables jurídicamente»