Asturias ultima su sistema de restricciones tras el estado de alarma

El Principado pedirá al Gobierno de España «adaptaciones en materia de competencias y la posibilidad de limitación de horarios» tras el 9 de mayo

Un hombre sentado al sol con su mascarilla en la Plaza del Fontán en Oviedo
Un hombre sentado al sol con su mascarilla en la Plaza del Fontán en Oviedo

Marcado en rojo en el calendario está el 9 de mayo, ese día decae el estado de alarma y no habrá otro ni prórroga del vigente. Terminará así el cierre perimetral de Asturias, los toques de queda y las restricciones que actualmente afectan a comercio y hostelería, pero el Principado prepara una adaptación del sistema actual, de valoración por concejos, que buscará el refrendo judicial para las limitaciones que sea necesario imponer por motivo de la pandemia, y también con más precisión, no afectando al concejo en su conjunto sino a localidades concretas. Además, según citó Efe, Asturias pedirá al Gobierno de España «ciertas adaptaciones en materia de competencias y la posibilidad de limitación de horarios», una vez que el actual estado de alarma decline.

Así lo indicó esta mañana el presidente del Principado, Adrián Barbón, de visita en Colunga, quien señaló que se está estudiando el nuevo sistema con epidemiólogos y técnicos de salud pública. Barbón señaló que la posibilidad de establecer cierres por localidades y no por concejos «se está estudiando» pero todavía no es definitiva y recalcó, en todo caso, que siempre serán medidas que tendrán que ser avaladas por un juez. «En lo que toca a derechos fundamentales, pese a lo que han dicho algunos, sólo vale el estado de alarma», señaló el presidente quien apuntó que otros mandatarios autonómicos del PP habían solicitado que continuara pero que el presidente nacional Pablo Casado se había negado a votarlo en el Congreso.

En este sentido, y aunque recordó que el Ejecutivo central puede declarar, durante 15 días, un nuevo estado de alarma, y uno que afectara a una comunidad en concreto, el problema sería «la prórroga» y responsabilizó a los dirigentes del PP de que no fuera posible.

Barbón ha dicho que desconoce la posibilidad de que se puedan llevar a cabo cambios legislativos en «profundidad», pero sí ha resaltado que se deberán realizar «algunos apuntes mínimos» teniendo en cuenta que el estado de alarma es el marco que regula los derechos fundamentales.

«El sistema funciona y se adaptará a la realidad epidemiológica», ha recalcado en relación a los resultados del 4+ y las restricciones por concejos.

Barbón también ha señalado que se debe afrontar el verano «con muchas precauciones», porque el virus «no ha sido vencido», aunque la campaña de vacunación avanza a buen ritmo y dentro de muy pocos días uno de cada tres asturianos ya habrá recibido al menos una dosis de la vacuna contra la covid, lo que sitúa al Principado «a la cabeza de España».

Tras recordar que la prioridad de su Gobierno siempre ha sido la de salvar vidas, el jefe del Ejecutivo asturiano ha apuntado la necesidad de que los más jóvenes, que ahora se han convertido en el colectivo más vulnerable al concentrar un mayor número de contagios y de hospitalizaciones, hagan «un último esfuerzo» para proteger «a los suyos».

Por otro lado, ha confiado en que la «buena voluntad» de los grupos parlamentarios para que permitan «lo más rápido posible» la aprobación en la Junta General de la reforma de la Ley de Salud, que dota de la posibilidad de declarar la situación de emergencia sanitaria en circunstancias como la de la actual pandemia.

Preguntado por el personal sanitario y docente contratado como refuerzo durante la pandemia, Barbón ha afirmado que Asturias «no tendrá capacidad de mantener unas plantillas que se dimensionaron en un momento determinado» gracias a aportaciones extraordinarias del Gobierno de España.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Asturias ultima su sistema de restricciones tras el estado de alarma