«He vuelto a Asturias porque desde aquí es totalmente viable vender a nivel internacional»

Nuevos ámbitos económicos se abren en la región de la mano de talentos retornados y emprendedores que encuentran aquí oportunidad de impulsar sus negocios

Elvira Pesquera y Alexandra Gil
Elvira Pesquera y Alexandra Gil

La actividad económica y laboral de Asturias ha ido cambiando su rumbo de un tiempo a esta parte. Si bien la imagen que se tiene de la región es la de un territorio industrial y minero por su intenso pasado vinculado a estos sectores tradicionales, la realidad es que la comunidad está siendo polo de atracción para el emprendimiento de empresas del ámbito de la innovación, la tecnología, la creatividad o la cultura. Está siendo el destino de emprendedores y de talentos que retornan a Asturias porque consideran que la región ofrece, incluso, más ventajas que otras provincias, como pueden ser Madrid y Barcelona al encontrar un apoyo más cercano y personal de instituciones, entidades, organismos y administraciones para poner en marcha y desarrollar su negocio.

Elvira Pesquera, cofundadora de Nael Swimwear, y Alexandra Gil, fundadora y directora ejecutiva de Implicarte, son dos emprendedoras que consideran que Asturias es una buena región para vivir e impulsar nuevos negocios, para generar nuevas actividades económicas que contribuyan a impulsar la economía de la comunidad. Si bien la primera es una asturiana retornada después de casi dos décadas fuera, la segunda es una gallega que tras residir en el extranjero, por razones personales y profesionales ha decidido emprender aquí.

Nael Swimwear, una marca nativa digital de moda sostenible

Nael Swimwear es la marca de ropa de baño que ha puesto en marcha desde Asturias Elvira Pesquera junto con su socia y amiga Natalia Otero, la otra parte de la empresa afincada en China. Elvira es un ejemplo de talento retornado a Asturias. Gijonesa de nacimiento, estuvo 18 años fuera de la región por estudios y trabajo, los últimos años en el país asiático en el que todavía reside su socia. Cuenta que en un momento dado decidió poner en marcha un proyecto de emprendimiento y, a la par, «volver a casa». «Quería crear una marca asturiana y que el impacto de esa marca estuviera aquí», señala Elvira Pesquera, que en plena crisis de la Covid-19 decidió desarrollar su negocio, por lo que se define entre risas como «una emprendedora pandémica».

La difícil situación del pasado año no hizo desistir a Elvira y su socia y juntas lanzaban una marca nativa digital de moda sostenible. Reconoce que los comienzos fueron complicados porque el ámbito e-commerce era un ámbito desconocido para las instituciones y organismos en los que solicitaba ayuda. «Les impactó que fuera un proyecto creativo y que para desarrollarlo hubiera vuelto a Asturias, pero desde Asturias es totalmente viable vender a nivel internacional», señala la fundadora de Nael, que asegura que se ha sentido «muy acompañada en el camino» por todos los organismos en tanto que siempre le han dado respuesta a sus demandas para seguir impulsando su marca de ropa de baño. Una marca que fabrica bikinis y bañadores de mujer de forma sostenible impulsando el uso de materiales reciclados y la economía circular.

«Vendemos sin fronteras al mercado chino, a Francia, a Alemania, a Panamá, a Barcelona, a Jerez o Grao», traslada Elvira Pesquera, que asegura que pese a la distancia con su socia que está en Shanghái, «lo llevamos muy bien porque la base es la confianza de que la otra persona está haciendo lo máximo», apostilla. En total en la empresa trabajan seis personas.

Elvira pone de relieve que si bien la empresa la podían haber ubicado en cualquier lugar por ser una marca digital, en su opinión ha sido ventajoso hacerlo en Asturias respecto a otras provincias, como puede ser Madrid. «En Madrid seguro que hay cientos de proyectos, y aquí somos unos pocos, lo que nos supone una mayor cercanía y más ayuda», dice la cofundadora de Nael, que considera que quizá en lo que se falla en esta región es en que «no se publicita lo suficiente para decirle a la gente que vuelva y emprenda aquí su negocio. Igual piensan que aquí no hay ayudas, pero se puede hacer una campaña de todo lo que puede ofrecer Asturias».

Implicarte, un proyecto emergente de comunicación social y gestión cultural

Un proyecto empresarial de comunicación social, gestión cultural y formación es el que está terminando de moldear Alexandra Gil, la fundadora y directora ejecutiva de Implicarte. Esta gallega que por ser cooperante ha estado mucho tiempo fuera de España decidía hace un tiempo regresar y, por razones personales, quedarse en Asturias. Aquí ha encontrado la posibilidad de desarrollar una iniciativa en la que volcar todo su conocimiento y experiencia, por lo que ha empezado a crear una marca personal y a desarrollar un negocio en el que ofrecerá servicios de comunicación social, de gestión cultural y de formación, ámbitos y servicios que expondrá y explicará en la web que está ultimando.

Este proceso de acabar de gestar su empresa, Alexandra lo combina con trabajos a distancia que ya está desarrollando para diversos clientes y con el proceso de dar a conocer el proyecto empresarial que quiere poner en marcha y que, señala, puede tener encaje para cualquier institución pública de la región que tenga que poner en marcha cualquier acción cultural o de cooperación.

En este sentido, considera que en la región hay numerosos eventos, proyectos e iniciativas a las que podría ser útil una empresa como la que está impulsando, por lo que considera que es una comunidad de oportunidad para trabajar y desde la que ofrecer sus servicios a distancia. A eso suma la ayuda que está encontrando aquí de instituciones y programas como el de La Laboral para dar forma a su idea y convertirla en empresa.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«He vuelto a Asturias porque desde aquí es totalmente viable vender a nivel internacional»