UR Cefiva, un nuevo nacimiento para conmemorar los 30 años del primer niño probeta de Asturias

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

Tomás Mugueta

Con 30 años de historia, el centro sigue creciendo y pasa a formar parte del Grupo Internacional UR-HLA. «Tenemos la experiencia y la tecnología para que nadie tenga que salir de Asturias para hacer un tratamiento de reproducción asistida», asegura el doctor Pedro de la Fuente

07 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Poco tiene que ver la sociedad actual con la de hace 30 años, pero hay acontecimientos que siguen siendo motivo de celebración. Un nacimiento siempre es una buena noticia y lo es especialmente cuando, como en el caso de la clínica de reproducción asistida UR CEFIVA (Centro de Fertilización in Vitro de Asturias), esa efeméride es doble: por un lado, se conmemora el 30 aniversario del nacimiento del primer niño probeta de Asturias. Por otro, se celebra el nacimiento de un nuevo proyecto empresarial por el que UR CEFIVA, una empresa situada en Oviedo con más de 30 años de experiencia, se une al Grupo Internacional UR-HLA, un referente en el sector. «Tenemos la experiencia y la tecnología para que nadie tenga que salir de Asturias para hacer un tratamiento de reproducción asistida», asegura el doctor Pedro de la Fuente, responsable de la clínica.

El ginecólogo Pedro de la Fuente es el director y fundador de UR CEFIVA. El doctor destaca la importancia del año 2021 para la clínica porque se celebran dos efemérides. La primera, que «en este mes de mayo se cumplen 30 años del nacimiento del primer niño probeta en Asturias». El doctor recuerda aquel momento y destaca que «fuimos protagonistas junto a una madre muy valiente que accedió a someterse a un procedimiento que entonces casi se consideraba como de ciencia ficción». Con el paso del tiempo, este tipo de técnicas se han ido consolidando, pero De la Fuente recuerda que «aquel evento ocupó las primeras páginas de todos los medios de comunicación de Asturias». «Luego se sucedieron muchos más acontecimientos que han sido hitos en la historia de la reproducción humana asistida en Asturias y de la que también hemos formado parte», añade.

La experiencia es uno de los puntos fuertes, pero lo es también su adaptación continua a los nuevos tiempos y su constante apuesta por los avances tecnológicos. Y, en este contexto, ha visto la luz el segundo acontecimiento que UR CEFIVA celebra este año. «Este es un nacimiento empresarial», explica el director médico de la clínica. «Ocurre después de 30 años del primer nacimiento y es muy oportuno porque en estos tiempos tan convulsos desde el punto vista económico permite consolidar una empresa que está prestigiando a la sanidad asturiana desde hace más de tres décadas y ocupando los primeros lugares de la reproducción asistida española».

«Estamos muy orgullosos de que el Grupo Internacional UR-HLA se haya fijado en nosotros y que no haya tenido dudas en consolidar al equipo CEFIVA aportando su capital científico con la última tecnología en reproducción y su dinámica empresarial moderna», afirma De la Fuente. El crecimiento empresarial es un espaldarazo al buen hacer de UR CEFIVA a lo largo de estos años y permite al ginecólogo asegurar «con orgullo» que «con nuestro bagaje de 30 años y las técnicas de las que disponemos puedo decir a cualquier paciente, sin sonrojarme, que disponemos de cualquier medio que necesitemos por muy sofisticado que sea para resolver su problema, por muy difícil que sea y aunque haya fracasado en intentos anteriores».

Experiencia, vanguardia y tecnología punta para cumplir los sueños de miles de personas que cada año inician un tratamiento para conseguir quedarse embarazadas en España. «Todo el mundo debe saber que en UR CEFIVA disponemos de la experiencia y la tecnología para que nadie tenga que salir de Asturias para hacer un tratamiento de reproducción asistida. Aquí puedes cumplir el sueño de ser madre sin moverte de Asturias», defiende De la Fuente. «Al contrario, cada vez son más las parejas de fuera que acuden a UR CEFIVA para hacer tratamientos», sentencia. Muchas veces, la solución a los problemas está más cerca de lo que parece.