El ejemplo de La Texuca, el pueblo  que invertirá un premio en un área recreativa

Nel Oliveira
Nel Oliveira REDACCIÓN

ASTURIAS

Pueblo de La Texuca, en Langreo, Asturias
Pueblo de La Texuca, en Langreo, Asturias

«Hay muchos pueblos cercanos y pensamos también que puede venir bien para que los vecinos puedan ir a merendar, descansar o rellenar las cantimploras de agua», dice el presidente vecinal

12 may 2021 . Actualizado a las 12:58 h.

El pequeño pueblo de La Texuca, en Langreo, está de celebración. Esta localidad de apenas 14 habitantes ha sido galardonada con el premio al Pueblu Afayaízu 2021, con el que el Ayuntamiento langreano reconoce «los mejores proyectos vecinales para actuaciones en núcleos rurales, así como el trabajo de cada localidad en recopilar y conservar sus tradiciones arquitectónicas, etnográficas o paisajísticas». Además de la placa conmemorativa que lucirán, el pueblo recibirá 33.000 euros para que su proyecto se haga realidad. «Todavía no me lo creo», celebra el presidente de la asociación vecinal de La Texuca, Gabino González.

Todo comienza en 2017, cuando los vecinos se pusieron de acuerdo para comprar -por un valor de 2.000 euros- un terreno en el pueblo, debido a la falta de espacio que tenían para celebrar sus dos fiestas anuales: una a finales de julio y el tradicional amagüestu. «Las hacíamos en una caleya más bien estrecha donde las condiciones son malas para poner las mesas, así que decidimos comprar la finca de al lado para hacer una explanada», explica González. El terreno, que tiene unos 600 metros, fue adquirido a los herederos de una familia del pueblo que había fallecido, con el simple objetivo de tener en el pueblo un espacio común para festejar.

Esquema del proyecto que llevarán a cabo los vecinos de La Texuca, en Langreo
Esquema del proyecto que llevarán a cabo los vecinos de La Texuca, en Langreo

No obstante, la idea inicial se ha desarrollado. La Texuca, que competía este año con Hueria Villar y Pumarín, resultó ganador del premio Pueblu Afayaízu. Ahora, lo que iba a ser un terreno comunitario para las fiestas se convertirá en un área recreativa con dos mesas, una fuente, un bebedor para perros, un columpio y una barbacoa. «Hay muchos pueblos cercanos y pensamos también que puede venir bien para que los vecinos puedan ir a merendar, descansar o rellenar las cantimploras de agua», asegura Gabino González. La previsión es que la obra comience en el último semestre de este año.