Guardas rurales, sobre el fraude del lobo: «Cuando ves a un ganadero reclamar una o dos veces por semana algo te intuyes»

Nel Oliveira
Nel Oliveira REDACCIÓN

ASTURIAS

Un guarda del Medio Natural del Principado de Asturias
Un guarda del Medio Natural del Principado de Asturias Agumnpa

Agumnpa se posiciona ante la operación «Colmillo Blanco», en la que un grupo de ganaderos falseaban daños del lobo en el occidente asturiano para cobrar indemnizaciones

05 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) ha destapado la llamada operación Colmillo Blanco, en la que actualmente se encuentran imputados dos Guardas del Medio Natural del Principado de Asturias y seis ganaderos que actuaban entre Galicia y Asturias. En esta trama los ganaderos imputados, con la presunta ayuda de los guardas también acusados, habrían ganado la friolera de 60.000 euros en indemnizaciones por daños de lobo, sacrificando entre 2019 y 2020 a unos 170 caballos.

La investigación, bajo las órdenes del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Castropol, esclareció que los presuntos autores de los hechos tenían un modus operandi muy determinado: separaban a los potros de sus madres para después abandonarlos en el monte, conseguir que los cánidos los atacasen y cobrar así una subvención que podía alcanzar hasta 900 euros por ejemplar, traduciéndose en un beneficio de entre 600 y 700 por res. Desde la Asociación Profesional de Guardas del Medio Natural del Principado de Asturias (Agumnpa) aseguran que llevaban tiempo intuyendo comportamientos fraudulentos de varios ganaderos: «Cuando ves a un ganadero reclamar una o dos veces por semana algo te intuyes».

No obstante, la trama no finaliza ahí. Los lobos empezaron a merodear por zonas próximas a las ganaderías, ya que cuando acababan con los potros continuaban atacando al ganado vacuno. Fue entonces cuando los ganaderos decidieron tomarse la guerra por su cuenta y deshacerse de ellos. Tras presuntamente envenenar a los lobos, los mataron a palos y los dejaron al lado de la carretera, fingiendo que las muertes se producían en atropellos accidentales. Los dos guardas están imputados por prevaricación -por firmar expedientes de daños del lobo sin pruebas- y los ganaderos por delitos continuados de estafa, maltrato animal, contra la fauna, denuncia falsa y encubrimiento.

Agumnpa, a la espera de que se aclaren los hechos

Ante toda esta trama, aún por resolver, la posición de Agumnpa es clara. Respecto a los guardas imputados creen que si al final se ratifican las acusaciones deberán responder por sus actos individuales, además subrayan que ahora toca «confiar en la investigación, esperar a que todo se resuelva y si hay juicio respetar la sentencia». En cuanto a la administración, la asociación de guardas pide «pedimos que arreglen el reglamento de daños, que llevan muchos años diciendo que se va a hacer y no se hace, que se hagan protocolos claros y concisos en la forma en la que hay que tramitar los expedientes y que se ajuste toda esa tramitación a la ley de procedimiento administrativo».

Ante un animal atacado por un lobo la labor de los guardas es la siguiente: tras recibir el aviso van a realizar una inspección del animal «en el mismo momento, en el mismo y en presencia del ganadero» tienen que resolver si se paga o no y cuánta cantidad. «Hay veces que se puede hacer en el momento, pero otros en los que no», apenas desde Agumnpa, además apuntan que «la presencia del ganadero y tener que resolver en el momento siempre suma una carga más de presión». «Estamos desamparados en cuanto a la resolución de expedientes. Carecemos de instrucciones claras y protocolos, por lo que toda la responsabilidad de la tramitación y la inspección recae sobre nosotros», denuncian desde la asociación, que se sienten desprotegidos por la administración asturiana.

Tipo de lazo usado en Asturias

Matan seis lobos y obtienen 60.000 euros fingiendo daños por el animal

María Guntín

Una publicación del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas) destapó a un grupo de ganaderos que falseaban daños del lobo en el occidente asturiano. La noticia recogida por la entidad en su página web motivó una investigación a cargo del Seprona de Vegadeo, adscrito a la Comandancia de Oviedo. La operación transcurrió bajo las órdenes del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Castropol, se desarrolló durante casi dos años y culminó con la detención de seis ganaderos asturianos, acusados de cobrar más de 60.000 euros de fondos públicos de la administración asturiana. Asimismo, se demostró que habían matado a seis lobos que formaban parte de una manada compartida entre Asturias y Galicia.

Seguir leyendo