Los ganaderos se desmarcan del fraude del lobo en Asturias: «Son delincuentes»

ASTURIAS

Foto de archivo de una manada en el Centro del Lobo de Castilla y León
Foto de archivo de una manada en el Centro del Lobo de Castilla y León Carlos Castro

Asturias Ganadera y COAG-Asturias comparten que desde el colectivo son los primeros que desean que sancionen a los imputados si se terminan probando los hechos

06 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El sector ganadero toma posición frente al fraude de daños por ataques del lobo. La llamada operación Colmillo Blanco mantiene imputados a seis ganaderos asturianos y tres guardias del Medio Rural por haber participado presuntamente en un fraude que abandonar potros en el monte para que fueran atacados por los lobos y luego cobrar la indemnización por daños. «Son timadores profesionales que han encontrado en la ganadería una forma de estafar», denuncia Xuan Valladares, portavoz de Asturias Ganadera. Una opinión compartida por su compañera Mercedes Cruzado, secretaria general de COAG-Asturias: «Somos los primeros que queremos que a estas personas se les sancione lo más duramente posible».

Desde el sector se desmarcan de esta trama fraudulenta y piden que no se meta a todo el gremio en el mismo saco. «En el sector ganadero puede haber algún garbanzo negro como en todos los sectores. Si lo hay que lo persigan y lo sancionen en condiciones, porque nos deja mal al resto. Son delincuentes», opina Cruzado sobre esta trama, que tenía lugar en el occidente asturianos, en la frontera con Galicia. Por su parte Valladares se muestra contundente frente a esta práctica de algunos de sus compañeros de sector: «Son ganaderos porque tienen ganado, pero no merecen ese nombre. Son timadores profesionales».

Además, el portavoz de Asturias Ganadera apunta que este fraude se lleva viendo a kilómetros desde hace mucho tiempo. «Hay un porcentaje de machos sorprendente. En algunas zonas casi no mueren hembras», explica Valladares, que se pregunta de forma irónica si el lobo es selectivo en ese aspecto con sus presas. «Con cosas como esta se ve claramente que era una práctica manipulada desde hace tiempo». «Desde luego que un ganadero que se llame realmente ganadero jamás hace nada de lo que a estos se les está acusando», insiste por su parte la secretaria general de COAG-Asturias.