Este ha sido el espacio más seguro contra el Covid durante la pandemia

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Centro penitenciario de Asturias
Centro penitenciario de Asturias

El Centro Penitenciario de Asturias apenas ha tenido casos positivos entre los reclusos desde que el virus empezara a extenderse por la región en marzo de 2020. En la actualidad, el 80% de los internos han recibido la vacuna de Janssen

07 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La pandemia de la Covid-19 ha puesto a Asturias en riesgo muy alto en varias ocasiones desde que comenzara hace 15 meses. Municipios, centros de trabajo, centros educativos, establecimientos hosteleros, comercios y un largo etcétera han visto como la incidencia del coronavirus hacía mella en ellos y les ponía en situaciones preocupantes pese a las distintas medidas y restricciones adoptadas. Pero, pese a lo difícil que puede parecer mantener a la Covid-19 a raya, y más aún en espacios cerrados, la región ha tenido un «oasis» en el que el virus apenas ha tenido repercusión. Se trata del Centro Penitenciario de Asturias, el cual puede decirse que ha sido el espacio más seguro contra la Covid durante la pandemia.

Así lo ratifican desde los sindicatos de instituciones penitenciarias con representación en la cárcel asturiana ACAIP y UGT, cuyos representantes señalan que en esta prisión apenas se dieron casos entre los 850 reclusos que aproximadamente tiene ni entre los funcionarios en comparación con lo sucedido en otros centros penitenciarios de España.

«Aquí en Asturias, afortunadamente, la población reclusa no se contagio, y eso evitó el efecto cadena que se podía haber producido por ser una espacio cerrado», ha señalado Juanjo Villar, secretario del Sector de AGE de FeSP-UGT Asturias.  Es más, el mismo apunta que se dieron más casos entre confirmados y sospechosos entre el personal funcionario que entre los propios internos. Con él coincide Manolo Losas, del sindicato ACAIP, que entiende que la aplicación de los protocolos de restricciones y medidas establecidos desde la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias fue ágil y rigurosa y eso ha tenido como resultado que la Covid-19 se quedara «en dos casos positivos y un par de sospechosos» en todos estos meses y que, por tanto, no hubiera el problema de aislamiento en módulos que se pudo dar en otras cárceles, ha indicado el mismo.