Qué puede esperar Asturias del fondo de recuperación europeo

Juan M. Arribas

ASTURIAS

17 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El primer paso ya está dado y la Comisión Europea dio en la tarde de este miércoles luz verde al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, larguísimo nombre que titula el proyecto español para acceder a los fondos de reconstrucción de la UE a consecuencia de la pandemia, y no son pocos, se trata de la capacidad de recibir hasta 140.000 millones de euros, aunque de momento España ha solicitado un monto de más o menos la mitad. La luz verde no significa ni mucho menos una entrega automática, es un primer paso pero al que deben seguir varias fases más: el documento pasará ahora al Consejo Europeo, es decir, la asamblea de ministros de economía de los países miembros que deberán estudiarlo y aprobarlo también con la expectativa de que tenga las firmas definitivas a mediados de julio. Tampoco será entonces una lluvia inmediata de millones sino que los proyectos que opten a las ayudas deberán ser igualmente evaluados.

Pero ¿qué puede esperar Asturias de este gran fondo? Lo primero que hay que tener en cuenta es que, a diferencia de otras grandes iniciativas europeas (como la transición energética, por ejemplo) estos fondos no están territorializados, no habrá un reparto por comunidades, no hay cupos por regiones sino que se gestionarán desde el Estado y se desplegarán a través de los presupuestos generales mediante los ministerios. Con todo, la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba, afirmó el pasado mes de mayo en la Junta General que Asturias maneja una cartera de 195 proyectos de carácter privado enfocados al plan de recuperación por más de 6.000 millones. Según explicó entonces, seis sectores aglutinan el 90% de la inversión potencial, con un 27% de los proyectos de economía circular, un 23% del sector de almacenamiento energético, un 19% vinculados a la producción de hidrógeno, un 7% del sector de la digitalización, un 6% perteneciente a la rama de competitividad y sostenibilidad industrial y un 6% vinculados a las energías renovables.

Todo lo relacionado con digitalización de la industria y con transformación hacia energías renovables es lo que tiene más posibilidades de seducir a Bruselas a la hora de encontrar financiación estas ayudas.