Ulacia: «El dilema de Asturias no es industria o servicios sino en crecer en innovación»

La Voz

ASTURIAS

Asamblea de Femetal/ Armando Álvarez
Asamblea de Femetal/ Armando Álvarez

El sector del metal aspita a protagonizar la transición a la industria 4.0

09 jul 2021 . Actualizado a las 17:56 h.

Los empresarios del sector del metal de Asturias afrontan el futuro con la convicción de la necesidad de adaptación a la doble transición ecológica y digital en la que se encuentra sumido el mundo globalizado, un proceso en el que quieren ser protagonistas.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

El cambio hacia una industria 4.0 y sostenible ha sido el eje sobre el que ha pivotado la clausura de la asamblea general de la Federación de Empresarios del Metal y Afines del Principado (Femetal) que ha contado con la presencia del presidente del Principado, Adrián Barbón; el de CEOE, Antonio Garamendi; el de Confemetal, José Miguel Guerrero; Femetal, Guillermo Ulacia; y el de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmino Feito.

«Queremos participar en el proceso de construir nuestro futuro», ha destacado el líder de la patronal de las empresas asturianas del metal, Guillermo Ulacia, quien ha mostrado su deseo de que Europa lidere el proceso de transformación industrial que ha abogado por acelerar en las empresas.

Ulacia ha considerado que más allá de servir a la reactivación económica, los fondos europeos deben ser una «oportunidad» para iniciar el plan de transformación, algo que requiere definir objetivos concretos, tener en cuenta la estructura empresarial del país y colocar a las empresas en el centro.

La clave está en tener éxito en la ejecución de los fondos y para ello hay que innovar respecto de los modelos utilizados en los últimos años, hacer partícipes a agentes sociales, sindicales y universitarios e incorporar a los empleados, ha sostenido.

Tras la crisis derivada de la pandemia «es tiempo de pasar de las palabras a los hechos», ha destacado Ulacia, que ha considerado que el dilema no es «industria o servicios» sino cómo hacer crecer a las empresas en capacidad e innovación.

En este nuevo escenario, Ulacia ve clave el sector del metal por ser imprescindible para ligar la industria con la tecnología y el conocimiento, por lo que ha visto determinantes la innovación, la digitalización y la cualificación de los equipos humanos con una necesaria unión del mundo empresarial y educativo

«El metal es un sector clave que tiene que jugar un papel importantísimo en la recuperación», ha asegurado el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien en una intervención telemática ha sostenido que en el actual momento de dificultad hay que impulsar el sector industrial hacia una industria 4.0 y una economía sostenible.

En un año en el que la producción y las exportaciones en el sector del metal han caído un 20% Garamendi ha considerado que es el momento clave para dar la vuelta a estas cifras y ha abogado por trabajar para lograr que el 20% del PIB sea industrial.

Garamendi, que ha destacado que Asturias es el gran referente de la industria, ha apostado por una formación enfocada a los intereses de la empresa, por el desarrollo de la FP Dual y por ayudar a que las empresas puedan acceder a los fondos europeos.

En la misma línea, el presidente de Confemetal, José Miguel Guerrero, ha destacado el deseo del sector industrial español de alinearse lo máximo posible con la estrategia industrial europea que tiene como objetivo principal alcanzar la doble transición digital y económica y dentro de ello reforzar el mercado único.

Por ello, ha abogado por un pacto por la industria con el acuerdo de todos los partidos políticos que sea el embrión de la estrategia industrial 2030 que culmine con una nueva ley de industria, así como por lograr que el 20 por ciento del PIB sea industrial lo antes posible.

Guerrero ha considerado que debe haber sensibilidad social en torno al sector industrial, que va a ser “clave” para el mantenimiento del estado del bienestar, ha abogado por el abordaje de la doble transición y por asegurar una ágil y óptima gestión de los fondos de recuperación europeos a los que tenga acceso toda la cadena de valor.

Por su parte, el presidente de FADE, Belarmino Feito, ha deseado que se solucione el problema de la necesidad de mano de obra cualificada y que la transición sea «justa con Asturias» teniendo en cuenta su singularidad como región.

Feito, que se ha despedido como presidente de FADE , ha confiado en que los fondos europeos se aprovechen para la necesaria transformación del tejido productivo asturiano y que las amenazas que se ciernen sobre la industria, como costes energéticos o indirectos, tengan solución.