El puñetazo en la mesa y una pregunta: por qué las empresas no encuentran trabajadores

Juan M. Arribas

ASTURIAS

María Calvo
María Calvo

15 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Se aproxima las negociaciones por la concertación social entre Gobierno, organizaciones sindicales y empresarios, y la patronal asturiana ha sacado músculo. La última reunión del consejo de la Fade ha servido para recordar a sus futuros interlocutores que las empresas asturianas satisfacen más de 5.600 millones de euros en salarios, que generan con el Impuesto de Sociedades más de 1.200 millones de euros en recaudación anual y otros 2.000 millones por cuotas de Seguridad Social. Tras el puñetazo en la mesa, la patronal ha añadido un aviso para navegantes: cualquier estrategia que no contemple a la empresa «está condenada al fracaso». Y de paso ha lanzado una pregunta al aire: por qué las empresas no encuentran trabajadores en Asturias con la alta tasa de paro que hay, especialmente juvenil. Una pregunta con múltiples ópticas.

La óptica de la patronal presidida por María Calvo, que encara su primera negociación de concertación tras ser elegida en julio, pone el foco en la formación. A su juicio, existe una distorsión en el mercado laboral: «No se entiende que, con una tasa de desempleo tan elevada, sobre todo entre los jóvenes, las empresas no encuentran trabajadores formados adecuadamente». La patronal confía en la nueva ley de FP que Pedro Sánchez presentó en Gijón la semana pasada.

Y además pone sobre el tapete que compartirán con sindicatos y Gobierno regional otras dos asignaturas pendientes: la transformación digital de las empresas, todo un reto porque supone un cambio de modelo de negocio, y el reto de la reforma de la administración. Sobre este último tema, el vicepresidente Cofiño lleva tiempo trabajando, pero la tarea es mayúscula porque reformar la función pública es otra asignatura pendiente colosal que los gobiernos (sobre todo si se sienten de paso) no se han atreven a abordar. Para la patronal es necesaria una reforma profunda y con el mayor consenso posible. En su opinión una administración más simplificada, más accesible, «no solo beneficia a los ciudadanos si no que es una herramienta clave en la agilización de los proyectos empresariales».