Velutinas a 1.400 metros: así ha evolucionado la plaga en Asturias

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

La avispa invasora, pese a estar en plena fase de estabilización, se concentra principalmente en el área central y ya entra en zonas montañosas

04 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuenta el coordinador del Centro de Control de Plagas y Especies Invasoras de La Mata, Eloy Álvarez Ron, que casi todas las especies invasoras, cuando entran en un territorio, se comportan de la misma manera. «Al principio tienen una fase de colonización y luego una de fuerte expansión porque no tienen nada que las pare, ni depredadores ni competencia, tienen comida en abundancia y la climatología que quieren. Crecen de forma exponencial, pero luego ya hay algún factor que las frena, ya van surgiendo competidores, o depredadores, y van teniendo menos comida al tener que competir con otras especies», explica. Es entonces cuando esa especie invasora entra en una fase de estabilización, como ya está ocurriendo con la invasora Vespa velutina, o avispa asiática, en Asturias.

Los resultados de este cuarto año de gestión del operativo de control de la avispa asiática en Asturias, que se realiza desde este centro situado en el concejo de Grado a través de la plataforma AvisAp, se conocerán a finales de año, pero hasta el pasado septiembre el explosivo crecimiento de la invasora había echado el freno de forma considerable. La principal variable que se maneja en este centro para conocer el nivel de incidencia de la velutina en el territorio es el número de nidos que se detectan y, del año 2017 al 2018, se multiplicaron por 2,99.

«En el 2019 ya se multiplicaron por 3,98 respecto al año anterior y, en 2020, bajó a 1,61. Se siguió incrementando pero ya con menos velocidad y, en lo que llevamos de este año, de momento prácticamente estamos en 1. No sabemos cómo acabará el año pero probablamente sea al mismo nivel de nidos que en 2020, con lo cual estamos ya en plena fase de estabilización. El siguiente paso sería intentar reducir la curva», indica Álvarez Ron, que recuerda que la velutina entró en Asturias por el occidente procedente de Galicia y por el oriente procedente de Francia y el País Vasco a través de Cantabria como se puede apreciar en este mapa de 2017.