Felgner: «Tenemos al alcance de la mano un gran salto de la ciencia gracias al ARNm»

ASTURIAS

Philip Felgner, ganador del Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2021 por sus estudios que contribuyeron a crear la vacuna contra la covid-19
Philip Felgner, ganador del Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2021 por sus estudios que contribuyeron a crear la vacuna contra la covid-19

Uno de los científicos galardonados este año con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, Phil Felgner, asegura que el mundo de la medicina ha dado un enorme salto que augura grandes resultados. «Estamos en los albores de un tratamiento completamente nuevo que veremos en la medicina en los próximos años», dice

17 oct 2021 . Actualizado a las 18:15 h.

Philip Felgner (1950, Frankenmuth, Michigan, EE.UU.) se graduó en Bioquímica en 1972, recibió su título de máster tres años más tarde y se doctoró en 1978. Después de  se unió a Syntex Research y desarrolló la tecnología de lipofección. En 1988 se convirtió en director de desarrollo de la empresa Vical Inc., de la que fue fundador. Los hallazgos de Felgner llevaron al desarrollo de las vacunas de ADN basadas en introducir en el organismo el material genético que codifica para los antígenos virales. Actualmente es director del Centro de Investigación y Desarrollo de Vacunas de la Universidad de California en Irvine y del Laboratorio y Centro de Capacitación de Microarrays de Proteínas. 

-La Covid-19 ha acelerado el proceso de investigación que ya está en marcha desde hace años. Sin embargo, ¿cómo fue posible obtener vacunas eficaces en tan poco tiempo?

-Varias décadas de descubrimiento científico e innovación nos prepararon para la respuesta efectiva a este brote actual. En la década de 1980, el ADN y el ARNm de plásmidos se sintetizaron en el laboratorio y las nanopartículas de lípidos (LNP) se podían administrar en células cultivadas y en animales. La inmunización con ácidos nucleicos se publicó en la década de 1990 y la comprensión mecanicista de la inmunidad innata inducida por los coadyuvantes de vacunas salió de las sombras. La secuenciación del genoma completo de microorganismos floreció en la década de 2000 y la síntesis de genes se volvió ampliamente accesible en la década de 2010. Lo que todo esto significa es que, hoy día, disponemos de un repertorio en expansión de conocimientos y herramientas preparados para responder con una vacuna eficaz contra los brotes de enfermedades infecciosas.