Riesgo de «colapso» en la construcción: los empresarios asturianos alertan de una «tormenta perfecta»

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Un trabajador de la construcción, en foto de archivo
Un trabajador de la construcción, en foto de archivo JOSE PARDO

CAC- Asprocon reconoce que ya se están generando retrasos de varias semanas en las obras

07 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El sector de la construcción regional no se escapa a la crisis en la cadena de suministros que se está viviendo a nivel global, consecuencia de la pandemia del covid-19 y de las paralizaciones de empresas y fábricas que conllevó la crisis sanitaria durante el pasado año 2020. Así, aunque actualmente se está en un periodo de relanzamiento de la actividad y de recuperación económica a escala mundial, los efectos secundarios del terremoto que fue el coronavirus se siguen notando de forma considerable. Y es que si Asia fue el epicentro de la pandemia, el continente también es el centro de producción mundial, de donde salen una buena parte de los productos que demanda occidente, entre ellos, materiales para la construcción de edificios o infraestructuras.

Joel García, presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción CAC-Asprocon, explica que por el momento el sector en Asturias no está desabastecido, pero reconoce que las empresas están tardando varias semanas en recibir los materiales que necesitan para sus proyectos y que eso conlleva «problemas de ejecución» o «plazos de ejecución de las obras más largos». «No se consiguen los materiales con la misma facilidad que antes y salen más caros, pero desabastecimiento no hay», asegura García, que sí muestra su preocupación por que la situación pueda prolongarse en el tiempo y pueda provocar el colapso del sector.

En su opinión, lo que está sucediendo es «la tormenta perfecta», alimentada por el encarecimiento de los materiales, la falta de stock por el tiempo que las fábricas estuvieron cerradas y los problemas de logística y transporte, que generan el retraso en el abastecimiento, a lo que suma la falta de licitación pública. «Esto puede llevar al colapso del sector», advierte el presidente de la CAC-Asprocon, y señala que aquellas empresas que no puedan resistir, acabarán por paralizar las obras. Ante esto, el mismo demanda «que la administración actúe, al igual que lo hace con otros sectores», actualizando la ley de contratos y la revisión de precios.