Francisco Llera Ramo: «Identificar oficialidad con nacionalismo es una babayada»

Luis Ordóñez
L. Ordóñez REDACCION

ASTURIAS

Francisco Llera Ramo
Francisco Llera Ramo Luis Garrido

El catedrático analiza el debate sobre el asturiano tras décadas de estudios sobre su percepción en la opinión pública del Principado

14 nov 2021 . Actualizado a las 11:46 h.

Francisco Llera Ramo (Caravia, 1950) fue el impulsor del Euskobarómetro desde su cátedra de Ciencia Política en la Universidad del País Vasco, esta labor y su compromiso democrático le valieron varias amenazas el entorno de ETA y los últimos coletazos se dieron con la resistencia el año pasado a reconocerle como emérito. Es también el director de los Estudios Sociolingüísticos sobre la lengua asturiana que durante décadas han analizado el sentir de la población al respecto. En el presente con un consenso político creciente a favor de reconocer la oficialidad, Llera Ramo recalca que es una demanda plenamente constitucional y acusa de populismo a quienes reclaman que se haga un referendum para la reforma del estatuto.  

-Como responsable de los estudios sociolingüísticos sobre la lengua asturiana ha sido un espectador privilegiado de la evolución de la opinión pública sobre el idioma y la oficialidad. En este sentido, ¿cuál cree que ha sido la clave o qué ha influido más para que el consenso a favor haya llegado a ser mayoritario en el presente?

-En efecto, son ya 30 años desde que hicimos la Iª Encuesta Sociolingüística en el Navia-EO en 1990, siguiendo los estándares de otras comunidades lingüísticas españolas, a la que han seguido otras 5. En la sociedad asturiana siempre ha habido mayoría de hablantes, mayoría a favor de defender y normalizar sus lenguas vernáculas (identificadas como «asturiano» y «fala», respectivamente), mayoría a un trato igual que el recibido por el resto de lenguas regionales, mayoría a favor de la enseñanza de ambas lenguas (asturiano y eonaviego), mayoría en favor de recuperar la toponimia tradicional, mayoría a favor de su oficialidad y mayoría para un futuro bilingüe. Y estas mayorías siempre han sido transversales. Eran las élites las que no estaban en sintonía con su sociedad y ha sido el PSOE el gran obstáculo, si no para la conservación y promoción de nuestras lenguas, si para su oficialización. Lo que se ha producido es un cambio generacional, de la mano del avance de la normalización y la alfabetización, sobre todo, escolar. La paradoja es la postura actual del PP, que no casa con sus posiciones pasadas. Lo de Vox es otra cosa.