El terremoto que arrasó Lisboa e hizo temblar Asturias

El peor seísmo que ha vivido Europa se registró en el Principado y causó un tsunami que llegó hasta las costas del Cantábrico

Los habitantes de la península estaban despertando a lo que debía haber sido un plácido día festivo, el de Todos los Santos. Era el 1 de noviembre de 1755 y nada hacía presagiar el peor desastre causado por un terremoto en Europa cuyos efectos llegaron incluso a Asturias.

En Lisboa no sospechaban que, sobre las nueve y media de la mañana, en un punto situado a unos 300 kilómetros de la capital portuguesa, al suroeste del Cabo de San Vicente, el subsuelo de la falla Azores-Gibraltar se abriría generando una tremenda devastación, la peor de su historia.

Según las crónicas, durante unos larguísimos minutos (entre tres y seis) el seísmo de grado 8 en la escala de magnitud del momento (Mw), lo que lo clasifica como «destrucción total». Grietas de cinco metros se abrieron en Lisboa, mientras que al cabo de cuarenta minutos se produjo un tsunami de hasta 20 metros de altura que arrasó el puerto. A continuación, se propagaron incendios debido al uso de velas y chimeneas que extendieron las llamas por estructuras de madera derribadas. Murieron 90.000 portugueses, 10.000 marroquíes e incluso 1.000 españoles en Huelva.

Según el profesor experto en sismología Carlos López Fernández, de la Universidad de Oviedo, se sabe que ese terremoto llegó a sentirse claramente en las costas del Principado. Se observó en aquel momento, un tiempo después del suceso, un aumento del nivel del mar de hasta cuatro metros, que causó pocos daños ya que coincidió con la marea baja. Según los cálculos de los científicos, eso habría ocurrido entre una y dos horas del suceso originario.

Pero si el tsunami no causó daños, el seísmo sí se sintió con fuerza en el interior de Asturias (hay testimonios de su especial intensidad en Avilés), aunque no hay documentados graves perjuicios. Pero sí los originó en las comunidades próximas: la catedral de Astorga sufrió un derrumbe y lo mismo ocurrió con monumentos en Palencia, Valladolid y Salamanca.

De hecho, la ola siguió viajando y al cabo de tres o cuatro horas ya estaba en las cosas de Francia y Reino Unido, mientras que en siete horas había tocado las costas de América. La devastación alcanzó no solo a Marruecos, sino que gran parte de Argel fue destruida.

Terremotos: ¿qué está pasando en el subsuelo de la costa cantábrica?

Guillermo Guiter
Equipo investigador de sismología de la Facultad de Geología, Universidad de Oviedo: Carlos López Fernández, Javier Olona, Gabriela Fernández Viejo, y Sergio Llana Fúnez
Equipo investigador de sismología de la Facultad de Geología, Universidad de Oviedo: Carlos López Fernández, Javier Olona, Gabriela Fernández Viejo, y Sergio Llana Fúnez

Envían una carta a la Xunta para que implante una red sismográfica tras detectar 15 incidencias en un mes

Científicos asturianos de la Universidad de Oviedo, han registrado 15 seísmos en menos de un mes en la plataforma marina del Cantábrico y alertan sobre la necesidad de medir más los temblores. Enviaron una carta a la Xunta para que implante una red sismográfica.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo especializados en el estudio de terremotos reclama a la Xunta de Galicia una red de vigilancia sísmica de la que también se beneficiaría Asturias. Según uno de los firmantes de la carta que han remitido al gobierno gallego, el profesor Carlos López Fernández, esa red «tendría aplicaciones prácticas directas, podría salvar vidas» tanto en la comunidad vecina como en el occidente asturiano, la zona más activa sísmicamente. También suscriben la petición Gabriela Fernández Viejo, Sergio Llana Fúnez y Jorge Acevedo Sánchez.

Seguir leyendo

Comentarios

El terremoto que arrasó Lisboa e hizo temblar Asturias