Condenada la antigua cúpula directiva de UGT de Asturias por fraude en subvenciones

La Voz

ASTURIAS

Los acusados durante la primera sesión del juicio contra la antigua cúpula de UGT Asturias
Los acusados durante la primera sesión del juicio contra la antigua cúpula de UGT Asturias

Pena de dos años y 10 meses de prisión para Justo Rodríguez Braga. El sindicato queda sin posibilidad de recibir ayudas durante cuatro años

01 dic 2021 . Actualizado a las 20:49 h.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo ha condenado a varios miembros de la antigua cúpula de UGT de Asturias por fraude en las subvenciones destinadas a cursos de formación, entre ellos su exsecretario general Justo Rodríguez Braga, al que se le ha impuesto una pena de dos años y diez meses de prisión y el abono de 586.000 euros en multas. Rodríguez Braga, condenado como cooperador necesario y coautor de tres delitos de fraude en subvenciones, también deberá pagar, junto con otros tres exresponsables del sindicato, una indemnización conjunta de 330.179 euros al Principado por los perjuicios causados.

La jueza también condena al propio sindicato como responsable de un delito de fraude al pago de una multa de 122.028 euros y a la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho de gozar de beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante un período de cuatro años. La sentencia, que no es firme, considera probado que la Unión Regional de Asturias de la UGT y el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) eran beneficiarios de subvenciones a través del Servicio Público de Empleo del Principado de Asturias (SEPEPA) destinadas a la realización de programas de acciones de formación para el empleo.

Cuando el beneficiario era UGT Asturias éste encargaba íntegramente su gestión y ejecución a entidades vinculadas, principalmente a IFES y en menor medida a Foro Astur de Formación, Fundación Metal y Fundación Laboral de la Construcción, así como a otras privadas independientes. Según la sentencia, Rodríguez Braga, la entonces secretaria de Administración, Mónica Menéndez, y el de Formación, Manuel Díaz Cancio, urdieron una trama para desviar fondos de las subvenciones concedidas al sindicato para cursos de formación en los años 2011 y 2012.