Oficina o «embajada», la sede de Asturias en Madrid divide al PP y a los empresarios

L.O.

ASTURIAS

La antigua sede de Asturias en Madrid
La antigua sede de Asturias en Madrid

La Cámara de Comercio reclama un centro de representación en la capital. El Principado alquiló el local que abrió Areces en 2005

10 dic 2021 . Actualizado a las 12:55 h.

Hay debate, y lo hay intenso, en la Junta General sobre la extensión o no de la representación con sedes de Asturias más allá de sus fronteras. En la presentación de las propuestas de cada Consejería hace de los presupuestos, y ayer era el turno de responsable de Industria y Empleo, Enrique Fernández, la portavoz de Ciudadanos, Susana Fernández, se hizo eco, para mostrar su apoyo, de una demanda la Cámara de Comercio de Oviedo: que el Principado tenga una oficina en Madrid. La respuesta del PP llegó de forma casi inmediata y su diputado Álvaro Queipo descalificó la propuesta, tildándola de «embajada en Madrid» y deslizando que sería un precio barato para apoyar las cuentas del Ejecutivo por parte de los naranjas.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Hay un trecho entre una oficina comercial y una embajada, calificativo que invoca las iniciativas de la Generalitat catalana en distintos puntos del globo. Pero lo cierto es que los empresarios ha insistido en su idea en la comparecencia de este viernes. Según recogió Europa Press, el presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, Carlos Paniceres, se reafirmó en la necesidad de crear en Madrid una oficina comercial que sea fruto de la colaboración público-privada, fruto del acuerdo entre el Gobierno asturiano y las cámaras de comercio.

El Gobierno de Asturias, presidido entonces por el socialista Vicente Álvarez Areces, abrió en 2005 una sede del Ejecutivo asturiano en Madrid, en la glorieta de San Bernardo. Fue cerrada en 2011, cuando asumió la presidencia Francisco Álvarez-Cascos, por entonces en la fila de Foro Asturias.

Pero el enfoque de Paniceres para esa nueva oficina no es aquel de 2005. «Hay que cambiar el ángulo», ha dicho el empresario, insistiendo en que la nueva oficina debería dedicarse a presentar productos y servicios, actividades comerciales, captar inversiones, actual como embajadores o actuar como grupo de presión.

La necesidad de que se abra cuanto antes en Madrid reside, ha argumentado, en que es en la capital de España donde se encuentran los principales fondos de inversión y sedes de las principales empresas. «Hay que recuperar esa presencia y salir al exterior», ha dicho.

A preguntas de los parlamentarios, Paniceres ha considerado también que sería positivo abrir también otra oficina comercial en Bruselas, lugar donde el Gobierno asturiano también tuvo en su día una delegación institucional que también está cerrada.

El empresario ha subrayado la necesidad de estos polos para actuar como grupos de presión y que Asturias capte inversiones. Ha puesto el ejemplo de la llegada de Amazon, que está construyendo un importante centro logístico en Siero, y ha dicho que para conseguir el desembarco de la multinacional fue necesario salir de Asturias y «pelearse con otros territorios».

Las «embajadas» de Asturias, en Madrid y Bruselas

En tiempos antes de la Gran Recesión, Asturias llegó a contar con una sede no sólo en Madrid sino también en Bruselas, epicentro de las decisiones de ámbito comunitario en la UE. La crisis de 2008 barrió con todo y ambos centros tuvieron un final atribulado. El Principado intentó vender primero su sede en Madrid pero en pleno estallido de la burbuja inmobiliaria no hubo mucho interés en el mercado, se llegó a sacar a subasta y finalmente en 2015 se alquiló, con un contrato de cinco años que debería terminar ahora, por una renta anual de 240.000 euros. La sede de Bruselas tuvo un final similar y se alquiló en 2014.