Diluvios y sequías: el futuro de Asturias en el cambio climático

Juan M. Arribas

ASTURIAS

Un avión en un «finger» del Aeropuerto de Asturias, en medio de la lluvia
Un avión en un «finger» del Aeropuerto de Asturias, en medio de la lluvia

16 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El cambio climático ya está aquí, en Asturias, y ha llegado para quedarse. Las tres últimas semanas han sido un ejemplo: desde el 22 de noviembre y hasta el 12 de diciembre, el Principado ha vivido una lluvia casi ininterrumpida: las precipitaciones solo pararon durante dos días, con una pluviosidad récord. En 20 días llovió el 30,6% de las precipitaciones esperadas para todo el año. Un pequeño diluvio histórico y fuera de lo común que ha llevado consigo toda una oleada de argayos. Porque Asturias no va a ser una excepción de un fenómeno global. Así lo ha comentado David Sánchez, que es el responsable en España de The Climate Reality Project, la plataforma mundial liderada por Al Gore, que fuese vicepresidente de EEUU y candidato a la presidencia.

Durante su intervención en una jornada en Lugones organizada por el Ayuntamiento de Siero, Sánchez ha advertido de que el cambio climático ya tiene consecuencias en la cornisa cantábrica en forma de fenómenos extremos como largos periodos de fuertes lluvias que pueden provocar desprendimientos de tierras. El experto ha explicado que este tipo de episodios serán cada vez más frecuentes.

En el caso concreto de Asturias, los fenómenos sean cada vez «más extremos», con más episodios de lluvias intensas seguidas por periodos «mucho más prolongados» que pueden traer sequías y calores intensos. Esto, ha advertido, puede generar problemas de incendios forestales.