Así es la cirugía robótica que llega a la sanidad pública de Asturias: «Es la puerta al futuro»

Elena G. Bandera
Elena G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

Los jefes de Cirugía General y de Urología del HUCA detallan las ventajas de esta técnica poco invasiva que acorta la estancia hospitalaria del paciente al reducir las complicaciones postoperatorias

19 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Es una tecnología impactante. Es el futuro», asegura el jefe de Cirugía General del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), José Granero, sobre la cirugía robótica que llegará a la sanidad pública asturiana el año que viene con la compra de los dos equipos anunciados en los presupuestos de la Consejería de Salud para ser incorporados al centro hospitalario de Oviedo y al Hospital Universitario de Cabueñes en Gijón. Una tecnología que permitirá una precisión máxima en cirugías complejas, que supondrá recuperaciones postoperatorias más rápidas para los pacientes y que aportará valor a ambos hospitales, que por fin verán resuelta una de sus aspiraciones para no perder el tren de la medicina de precisión que además está avanzando a pasos agigantados en los últimos años.

De hecho, esta técnica robótica ya aparecía la década pasada y no ha dejado de evolucionar desde entonces con modelos cada vez más innovadores que permiten abarcar un mayor número de especialidades quirúrgicas. El jefe de Urología del HUCA, Jesús María Fernández, explica que su especialidad, dada la alta incidencia del cáncer de próstata, ha sido la más beneficiada por esta técnica por los resultados funcionales que permite conseguir.

Granero añade que los robots quirúrgicos también tienen en la cirugía general y del aparato digestivo otro de sus campos de actuación fundamentales. En Estados Unidos, pone como ejemplo, el número de intervenciones digestivas es ya muy superior al de las de urología. «El campo se amplía y en los últimos años los modelos han mejorado de una forma espectacular. Se están renovando continuamente, como ocurre de un año para otro con las televisiones o los coches», asegura Granero. «En mi especialidad, cirugía general y digestivo, al principio tenía cuatro indicaciones muy específicas, pero ahora dentro de nuestro campo de actuación podemos empezar por el esófago, el estómago, el hígado, el páncreas, el colon, el recto e incluso la cirugía de mama. Todo nuestro campo de actuación tiene ya cabida y, de hecho, en el momento en el que tengamos el equipo vamos a empezar poco a poco a ir abriéndonos a todos esos campos para ir usándolo en todas las secciones que tenemos en el servicio de cirugía», añade.