El test de antígenos: ¿cómo y cuando hacerlo?

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Un test de antígenos
Un test de antígenos PACO RODRÍGUEZ

Hacerse una prueba de autodiagnóstico antes de un encuentro puede «bajar los niveles» de incertidumbre ante un posible contagio, aunque siempre hay que tener en cuenta que el resultado puede ser un falso negativo

28 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La sexta ola de la pandemia del Covid-19 arrecia y el número de contagios continúa creciendo día a día en Asturias. Ante esta situación y estando en plenas fiestas navideñas, mucha gente considera que una prueba de autodiagnóstico puede ser una alternativa para acudir a la cita con algo más de seguridad y, por tanto, se plantea hacerse un test de antígenos de forma previa a reunirse con familiares o amigos. Sin embargo, son muchas las dudas que aún planean en torno a este tipo de pruebas rápidas, además de la incertidumbre de si sabremos hacerlo e interpretarlo de forma correcta. ¿Son útiles los test de antígenos para acudir a encuentros familiares? ¿Quiénes tendrían que hacerlo? ¿Cómo y cuándo habría que realizarlos?

José María Obeso, de la Farmacia Obeso, de Oviedo, explicaba hace unos días que no tiene sentido hacerse un test de antígenos con uno o más días de antelación ni pensar que el resultado negativo que pueda arrojar una prueba de autodiagnóstico en un momento dado sirve para todas las navidades. Lo ideal, decía, es hacerse el test poco antes de reunirse con otras personas porque eso significa que en ese momento no hay carga viral para dar positivo y, por tanto, teóricamente en ese momento no se contagia. Con esto quiere decir que «no vale hacerlo hoy para ir a cenar mañana» con familiares o amigos.

¿Para qué sirven las pruebas de autodiagnóstico?

Según indica la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), los test de antígenos de autodiagnóstico pueden ser de ayuda como complemento a otros métodos diagnósticos en el control de la pandemia del COVID-19, al permitir detectar más casos y, por tanto, ofrecer más oportunidades de controlar la transmisión. Así, algunos expertos aconsejan hacerse un test rápido de antígenos antes de reunirse con el fin de «bajar los niveles» de incertidumbre ante un posible contagio, aunque matizan que esas pruebas no son concluyentes y, por tanto, la posibilidad de que sea un falso negativo existe. Son útiles, sin embargo, para detectar casos positivos asintomáticos, aunque el diagnóstico deberá confirmarse en un centro de salud con una prueba de diagnóstico de infección activa.