Una joven investigadora asturiana logra una de las ayudas más prestigiosas de Europa

La Voz OVIEDO

ASTURIAS

Imagen de un hombre con muestras en un laboratorio
Imagen de un hombre con muestras en un laboratorio

La ovetense recibe una subvención de 2,3 millones de euros para desarrollar su propia línea de investigación

12 ene 2022 . Actualizado a las 14:00 h.

Dos jóvenes investigadoras de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han logrado dos de las ayudas más prestigiosas de la UE, las «ERC Starting Grant», que distinguen la prometedora labor de los más brillantes jóvenes científicos para que desarrollen su propia línea de investigación.

Según ha informado la UPV/EHU en una nota, se trata de Sara Barja (Asturias, 1984), investigadora Ramón y Cajal de la UPV/EHU en el Centro de Física de Materiales, y Amaia Arranz (Tolosa, 1989), especialista en Arqueobotánica.

Sara Barja recibe 2,3 millones de euros para investigar el desarrollo de nuevos catalizadores más eficientes y económicos para producir hidrógeno verde, explorando la electrólisis a partir de agua de mar. Por su parte, Arranz ha logrado una ayuda de 1,5 millones para estudiar los factores que motivaron a las poblaciones de cazadores-recolectores a cultivar e intensificar la explotación de recursos vegetales.

Según la Universidad vasca, la convocatoria ERC Starting Grant del Programa Horizonte Europa es una de las convocatorias más prestigiosas de Europa. Financia a investigadores de cualquier nacionalidad que se encuentran en los inicios de su carrera investigadora, que hayan ya realizado un excelente trabajo supervisado.

En el marco de esta convocatoria se conceden hasta 1,5 millones de euros por un período de 5 años, aunque se puede solicitar un millón de euros adicionales para cubrir los costes del personal investigador que se traslade de un tercer país a la UE o un país asociado para la compra de equipamiento importante.

Es el caso de Sara Barja, que busca desarrollar nuevos catalizadores para producir hidrógeno verde proponiendo, en lugar del enfoque más generalizado de dividir el agua en oxígeno (O2) e hidrógeno (H2), la oxidación del agua a peróxido de hidrógeno -un producto con mayor valor que el O2- y la electrólisis a partir de agua de mar -evitando así el costoso proceso de purificación del agua marina para llevar a cabo este proceso-.

Por su parte, Amaia Arranz investigará los factores, aún desconocidos, que motivaron a las poblaciones de cazadores-recolectores a cultivar e intensificar la explotación de recursos vegetales dentro de un proceso que culminó hace unos 10.000 años con el desarrollo de la agricultura durante el período neolítico. El proyecto reevaluará algunas de las hipótesis más importantes planteadas hasta ahora para explicar cómo el ser humano pasó de la recolección de plantas a la producción de alimentos y revisará las teorías que destacan factores ambientales (como la escasez de alimentos producido por cambios climáticos) y socio-culturales (como la predilección por ciertos alimentos como el pan, que pudo haber impulsado el cultivo de cereales) para explicar esta transición.

Con estas dos nuevas «ERC Starting Grants», ya son nueve las que han sido concedidas a la Universidad del País Vasco desde que se inició este programa de ayudas en 2007, informa Efe.