La traductora que convierte a Soto de Agues en capital de la cultura albanesa

Elena Gutiérrez REDACCIÓN

ASTURIAS

Portada del libro «La Bella de la Tierra y otros cuentos albaneses de la viva voz del pueblo» y, a la derecha, la traductora María Roces
Portada del libro «La Bella de la Tierra y otros cuentos albaneses de la viva voz del pueblo» y, a la derecha, la traductora María Roces

María Roces, que reside en esta localidad de Sobrescobio, traduce más de un centenar de cuentos del país balcánico en una antología con la que retoma el legado de su marido, también traductor del albanés

17 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Siguiendo el legado de su marido, el traductor Ramón Sánchez Lizarralde, María Roces estrena su nuevo libro La Bella de la Tierra y otros cuentos albaneses de la viva voz del pueblo. Una antología, con más de un centenar de cuentos populares albaneses traducidos al castellano, de la que se siente muy orgullosa: «He hecho muchas tradiciones a lo largo de estos años, pero este es el trabajo del que más orgullosa estoy. Los cuentos era un proyecto de Ramón y su editora que no pudieron hacer. Diez años más tarde aquí está».

María Roces, natural de Soto de Agues (Sobrescobio), aterrizó, por política y trabajo, hace ya algunos años en Albania. Durante los cuatros años que duró su estancia en el país balcánico, Roces trabajó en Radio Tirana donde, poco a poco, fue conociendo un idioma y una cultura que le eran totalmente desconocidos. «Cuando llegamos al país no sabíamos ni una palabra, necesitamos algo más de un año para poder entenderles. Es un idioma muy difícil de hablar porque es muy diferente al nuestro», explica. En su recuerdo guarda una gran experiencia de sus años en el país del que siempre aprende algo nuevo.

María Roces y su marido regresaron a España en 1984 empapados de una cultura que los ha acompañado desde entonces. «Cuando llegamos Ramón se empeñó en traducir los libros porque no había nadie que lo hiciese directamente del albanés al castellano, yo colaboré en muchas de sus traducciones, pero no era algo que hiciese a tiempo completo hasta el 2011», cuenta.