Iberdrola deja sin luz al club de piragüismo de Langreo y le «invita» a desalojar las instalaciones

Elena Gutiérrez REDACCIÓN

ASTURIAS

 Sección de Piragüismo del Club de Natación Langreo
Sección de Piragüismo del Club de Natación Langreo

El club denuncia que la empresa les cortó el suministro eléctrico sin previo aviso para forzar su marcha. Iberdrola es propietaria de la sede de Lada

19 ene 2022 . Actualizado a las 16:47 h.

El club de piragüismo de Langreo y la asociación Delfos de amigos del deporte, denunciaron ayer la «vergonzosa» actuación de la empresa Iberdrola, que «con total nocturnidad y alevosía» ha cortado el suministro eléctrico de la sede del club en Lada.  «Este domingo la empresa Iberdrola, sin previo aviso ni comunicación, cortó la luz del club de piragüismo. En un principio pensamos que había sido un fallo eléctrico, hasta que nos dimos cuenta que no», explica José Manuel Fernández, presidente del Club de Piragüismo Langreo.

El club señala que el corte de luz impide que «los deportistas federados puedan continuar, como mínimo, con los ejercicios de musculación en el gimnasio habilitado para tal fin en la sede del club». Añaden además que, aunque no oficialmente, se les ha «invitado» a desalojar las instalaciones y sacar todas sus pertenencias «de forma inmediata». «No nos negamos a irnos, solo pedimos tiempo y que las cosas se hagan de manera correcta», afirma Fernández.

Los piragüistas llevan diecinueve años organizando su rutina en una sede social cedida gratuitamente por la empresa eléctrica en la localidad langreana de Lada, en la que cuentan con una zona habilitada como gimnasio de uso exclusivo de sus deportistas, por lo que el corte de suministro eléctrico «impedirá que los veinte deportistas federados y con una gran proyección deportiva, puedan continuar, como mínimo, con los ejercicios de musculación en el gimnasio habilitado en la sede del club».  El presidente del club, José Manuel Fernández, asegura que aún no ha logrado establecer comunicación con Iberdrola para que les ratifiquen o les nieguen sus peores presagios y espera que, de tener que irse, no sea antes del mes de septiembre: «Tenemos claro que las instalaciones son suyas, eso no lo discutimos. Solo queremos que nos dejen hasta septiembre por respeto a los deportistas y a su ilusión».