Crónica de la generación engañada: «Les dijeron que hay que estudiar y sólo encontraron precariedad»

Xuan Menéndez REDACCIÓN

ASTURIAS

Los alumnos de Asturias en las pruebas de selectividad
Los alumnos de Asturias en las pruebas de selectividad José Luis Cereijido

Lo que se conoce como generación Z y Millenial son los jóvenes con más títulos universitarios y estudios, sin embargo, no encuentran estabilidad en el mercado laboral

24 ene 2022 . Actualizado a las 12:40 h.

Esta generación de jóvenes es conocida por muchos términos. A caballo entre la Generación Z y los Millennials, nacidos entre los 90 y los 2000, han crecido bajo el discurso de la meritocracia y se les ha dicho desde pequeños aquello de «estudia para ser alguien en la vida» con las expectativas que esto conlleva. No hace mucho, la Formación Profesional era mirada con desprecio, había quien consideraba que la universidad era el único camino para conseguir ascender socialmente. Pero en los últimos quince años ese discurso ha cambiado drásticamente. Los jóvenes saben que su generación es la primera que vivirá peor que sus padres. Tener un título, un máster y saber idiomas no es garantía de encontrar trabajo estable. Los contratos en prácticas y becas son comunes para los recién graduados los primeros años de encontrar trabajo. Es por eso que España y más concretamente Asturias tiene una de las edades de emancipación más altas de toda Europa. Según el Observatorio de la Emancipación del Conseyu de la Mocedá del Principado de Asturias, el 83% de los asturianos menores de 29 años seguían sin poder emanciparse. Detrás de esta realidad y las consecuencias transversales que provoca, toda una serie de problemas estructurales que afecta a la inserción en el mercado laboral de estos jóvenes titulados que, ante la falta de un empleo estable, no pueden llevar a cabo sus proyectos de vida. 

Héctor Lasheras, doctor e investigador de la Universidad de Oviedo, determinó en su tesis doctoral «Estrategias de búsqueda de empleo e incertidumbre laboral en los/as jóvenes universitarios/as: un análisis comparativo estudio la percepción de los jóvenes sobre el futuro» que los jóvenes universitarios tienen una mayor incertidumbre sobre el futuro respecto a el resto de jóvenes. El estudio se llevó a cabo durante cuatro años con una muestra de 580 estudiantes asturianos, y los resultados demostraron que así era. Para Lasheras «el problema del desempleo y empleo precario es algo transversal. En los últimos años se ha integrado como una parte más del sistema, algo normativo y aceptado, generando un discurso en el que es aceptable ser precario por ser joven. Los jóvenes no piden nada que no sea normal ni razonable, una estabilidad que permita elaborar trayectorias vitales».

Para Lasheras, «estamos más bien ante una generación perdida y «des-engañada», que dependerá más de sus padres que de ellos mismos, una generación que dejará de progresar al conjunto de la sociedad, para estabilizarse y tratar de mantenerse. Esto a su vez repercutirá en el «ascensor social» que es la parte más importante que tienen las universidades».