Begoña Cueto: «Es una generación muy desafortunada, pero los estudios siempre son una ventaja»

Xuan Menéndez REDACCIÓN

ASTURIAS

Begoña Cueto, profesora de Economía Aplicada en la Universidad de Oviedo
Begoña Cueto, profesora de Economía Aplicada en la Universidad de Oviedo

La profesora de economía Aplicada de la Universidad de Oviedo analiza la situación de los jóvenes universitarios en su adhesión laboral, marcada por las circunstancias

25 ene 2022 . Actualizado a las 18:41 h.

Un amplio porcentaje de los universitarios encuentra trabajo en los cinco años posteriores a su graduación. Sin embargo, los expertos señalan que hay que analizar la tipología del empleo y las condiciones del mismo. Los jóvenes viven en una constante situación de precariedad. Según los datos del Observatorio de la Emancipación del Conseyu de la Mocedá del Principado de Asturias, alrededor del 83 % de los asturianos menores de 29 años siguen sin poder irse de casa de sus padres. Detrás de estos números se esconden unos problemas estructurales que imposibilitan el desarrollo de los proyectos de vida de la juventud, al no encontrar la estabilidad en el mercado laboral. Los universitarios son conocedores del panorama que se les presenta. Begoña Cueto, profesora de Economía Aplicada en la Universidad de Oviedo, ha respondido a las preguntas de La Voz de Asturias sobre la situación que atraviesa la generación más preparada de la historia en el mercado laboral. Para Cueto, «es una generación muy desafortunada». Después de más de 10 años de crecimiento económico, a estos jóvenes les tocó comenzar su trayectoria laboral con la crisis del 2008 que, como explica la docente, nunca fue superada del todo. La crisis provocada por la pandemia complica aún más la adhesión de estos jóvenes en un empleo estable. 

-En su opinión, cuáles son las causas de que los jóvenes universitarios no encuentren trabajo y acaben trabajando en puestos para los que están sobrecualificados? ¿Qué más puede hacer un joven titulado, que sabe idiomas, que ha pagado un máster va de beca en beca?

-Es un tema complejo. Hay grandes dificultades en el paso del sistema educativo al mercado laboral. Desde la universidad hay que mejorar esa transacción. Los salarios de los jóvenes son, en general, bajos. Pero no es un problema exclusivo de los universitarios, afecta a toda la juventud. Los problemas de desigualdad entre los jóvenes son comunes. Durante la juventud, una etapa específica en la que los salarios suelen ser inferiores, pero es un problema que se ha generalizado en España. El principal problema es que el tránsito de los jóvenes hasta un empleo estable se ha alargado, pero esto es así tanto para los universitarios como para los que no. En el caso de los universitarios es aún mayor pero la comparación es injusta. Cuando analizamos a los universitarios del resto de trabajadores hay que diferenciar porque a los 25 años están en etapas diferentes de alguien que comenzó a trabajar con 18. Un joven que cursa Formación Profesional, a los 18 empieza a tener experiencia laboral y está en el mercado. Los universitarios, en cambio, terminan sus estudios en torno a los 22 años. En muchas titulaciones hacen máster. Su carrera laboral empieza más tarde. Mientras que uno con 25 años acaba de salir al mercado laboral, el otro puede tener 6 o 7 años de experiencia. Por eso hay que analizar y diferenciar la realidad de los jóvenes con distintos niveles educativos.