El padre Ángel, sobre los abusos sexuales en la Iglesia: «Que se investigue, se pida perdón y se repare»

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

El padre Ángel en un desayuno informativo del Fórum Europa, en el Hotel Mandarin Oriental Ritz
El padre Ángel en un desayuno informativo del Fórum Europa, en el Hotel Mandarin Oriental Ritz Carlos Luján

El sacerdote asturiano niega que la Iglesia nunca haya denunciado estos hechos y ha señalado que el primero que lo ha hecho ha sido el Papa

10 feb 2022 . Actualizado a las 17:30 h.

 El padre Ángel, fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994, se ha referido este jueves a los casos de abusos sexuales en la Iglesia y ha reclamado que «por favor se investigue, se pida perdón y se repare».

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

«En estos momentos en que hay tantas opiniones y reflexiones en torno a los abusos sexuales en la Iglesia a menores que han sido denunciados, la mejor opinión ha sido la del papa Francisco, que pide perdón y se avergüenza de lo ocurrido en la Iglesia», ha manifestado. Ha desmentido que la Iglesia nunca haya denunciado estos hechos y ha señalado que el primero que lo ha hecho ha sido el papa, «porque, si alguien es Iglesia, es el papa». A su juicio, el papa ha sido el mayor impulsor en aclarar los hechos, apoyándolo con rotundidad sin añadir absolutamente nada y ha insistido: «Que por favor se investigue, que por favor se pida perdón y que por favor se repare el daño que se ha hecho; en esto no hay nadie que no pueda estar de acuerdo, sin duda alguna».

A pesar de esas declaraciones, no claudica. «Hay que respetar, pero no claudicar; si hay alguna voz que debamos creer, es la del papa Francisco y la de los más humildes y, siendo verdad que ha pasado esto en la Iglesia y que cada vez va pasando menos, o casi nada, también es cierto que la Iglesia ha sido pionera en obras sociales, la primera que ha atendido a los enfermos de sida, a los leprosos, a los refugiados. También hay que ver esta cara sin dejar de ver la realidad».