Un marinero que faenó en las aguas de Terranova: «Si caes al agua, estás muerto»

X.Menéndez REDACCIÓN

ASTURIAS

Manuel Chedas, marinero jubilado que faenó en las aguas de Terranova
Manuel Chedas, marinero jubilado que faenó en las aguas de Terranova

Manuel Chedas es un marinero jubilado afincado en Asturias que durante años trabajó en uno de los caladeros más peligrosos del planeta

22 feb 2022 . Actualizado a las 22:55 h.

Las aguas canadienses de la Isla de Terranova forman uno de los caladeros más peligrosos del mundo. Allí naufragó el pesquero gallego Villa de Pitanxo y perdió la vida gran parte de su tripulación. Las temperaturas gélidas bajo cero, los fuertes temporales, olas que pueden alcanzar hasta los 12 metros, los icebergs desprendidos de Groenlandia, la zona rocosa que rodea a la isla… Unas condiciones muy duras hasta para los marineros más experimentados como Manuel Chedas. «Si caes al agua estás muerto», señala. 

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Chedas es un marinero gallego, ya jubilado y afincado en Avilés, que en su juventud estuvo varios años faenando en las aguas próximas a Terranova. Allí fue por primera vez con 17 años y estuvo casi un lustro trabajando en campañas de pesca del bacalao. Chedas está vinculado al sector pesquero desde los 13 años, cuando empezó a ir a la mar. Siendo todavía menor de edad, realizó su primera campaña al caladero de Terranova. «De todas las zonas en las que estuve, sin duda Terranova es la más dura de todas. El invierno de allí es mortal y las condiciones son muy duras, no es trabajo para cualquiera». Chedas recuerda que en su época no había ni tecnologías ni internet, por lo que los marineros estaban los alrededor de 5 meses que duraba la campaña sin mantener comunicación con sus familiares y seres queridos. 

Los inviernos son severamente duros en Terranova. Los temporales azotan con más fuerza los meses de febrero y marzo. «Es el peor periodo para trabajar en Terranova. Si te caes al agua, por muy rápido que te cojan, estás muerto. Aunque el barco no se vaya a pique, si un marinero cae al agua por alguna circunstancias, es cuestión de segundos que pierda la vida. Los marineros ya saben el peligro que corren y tratan de tener el máximo cuidado, porque si caes…prácticamente estás muerto», explica Chedas.