Germán Orizaola, investigador en Chernóbil: «La central es segura, debe preocuparnos la invasión»

X. M REDACCIÓN

ASTURIAS

Germán Arizaola trabajando en Chernóbil
Germán Arizaola trabajando en Chernóbil Germán Ariozola

El doctor en biología de la Universidad de Oviedo ha viajado entre 2016 y 2019 a Ucrania para estudiar los efectos de la radiación en la flora y fauna de la zona de exclusión

12 mar 2022 . Actualizado a las 09:31 h.

La invasión de Ucrania por parte del ejército ruso y la toma de la central de Chernóbil, donde están retenidos alrededor de 200 personas, trabajadores y operarios para mantener la seguridad en la planta. Entre 2016 y 2019, Germán Orizaola, doctor en biología e investigador de la Universidad de Oviedo ha viajado a la zona de exclusión de Chernóbil para estudiar el efecto de la radiación en la flora y fauna. Ayer, la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) alertó de que los sistemas que monitorizaban el material nuclear en las instalaciones de los desechos radiactivos de Chernóbil habían dejado de transmitir datos, y el pánico se desató, temiéndose lo peor. Sin embargo, Orizaola garantiza que la central de Chernóbil es totalmente segura y que lo más peligroso ahora mismo para Ucrania es la propia guerra. LA VOZ DE ASTURIAS ha hablado con Orizaola sobre la guerra en Ucrania, cómo podría afectar a la central nuclear y los resultados de sus investigaciones en la zona de exclusión. 

-Usted decía en una entrevista con LA VOZ DE ASTURIAS el año pasado que no creía posible que sucediese un accidente similar al del Chernóbil en la actualidad. Con la invasión rusa, ¿cree que puede suceder algún tipo de incidente relacionado con la guerra que desencadenase un desastre nuclear en la central?

-No lo creo, en lo que respecta a Chernóbil, no. Hace demasiado tiempo que se detuvo su actividad y los niveles de radiación están controlados. Sin embargo, tal vez podría ocurrir en otras centrales del país que están activas, como Zaporiyia, que hace una semana tomaron los rusos. Aún así, las centrales nucleares actuales están diseñadas para soportar hasta la colisión de un avión. Salvo un ataque directo y potente, es muy complicado que haya un accidente. Tenemos que preocuparnos más por otros aspectos, el peligro viene por otro frentes, como los bombardeos a cíviles.