Insalubridad, hacinamiento y poca agua: así era la dura travesía de los indianos asturianos

G. GUITER

ASTURIAS

Emigrantes desembarcando en el puerto de Montevideo. Uruguay y Argentina fueron, junto a Cuba y México, destino de muchos asturianos desde el siglo XIX
Emigrantes desembarcando en el puerto de Montevideo. Uruguay y Argentina fueron, junto a Cuba y México, destino de muchos asturianos desde el siglo XIX

Un billete que suponía una fortuna para los viajeros y, en algunos casos, solo les daba derecho a un agotador viaje de un mes

27 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Emigrar en el momento de mayor auge indiano no era una aventura fácil. Algunos de los miles de asturianos que se fueron lo lograron, medraron y volvieron ricos; otros simplemente sobrevivieron al otro lado del océano. Pero está claro es que el precio que pagaban era muy alto en todos los sentidos: no solo abandonaban su familia y su entorno, también invertían una cantidad de dinero muy importante y afrontaban un viaje largo y dificultoso.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

En el año 1921 se anunciaba en la publicación El Carbayón el barco Reina María Cristina, que salía del puerto del Musel el 30 de enero para «viajes rápidos desde Gijón a Habana y Veracruz». El precio que se anunciaba, en 3ª ordinaria, era de 478,25 pesetas para Habana y 490,25 para Veracruz. Una cifra muy considerable para la época. Para hacernos una idea, un buen par de zapatos artesanos costaba en esos años en torno a 25 pesetas; un litro de leche, 70 céntimos, un kilo de patatas, 25 céntimos o un litro de aceite, 1,5 pesetas.

Grabado del vapor transatlántico Reina María Cristina en el año 1893, que transportaba emigrantes a Cuba y México desde Gijón
Grabado del vapor transatlántico Reina María Cristina en el año 1893, que transportaba emigrantes a Cuba y México desde Gijón

De modo que un pasaje modesto para Cuba podía suponer el coste de alimentar a una familia durante mucho tiempo. Incluso en la clase «emigrante», por debajo de 3ª ordinaria, con una travesía en condiciones a menudo muy penosas, el precio era alto. Hay numerosos testimonios de migrantes que tenían que vender sus propiedades para poder cruzar el Atlántico y empezar una nueva vida.