Adiós a las notas numéricas hasta el bachillerato

S. C. REDACCION

ASTURIAS

escolares colegios centros educativos asturias colegio aulas.Escolares con mochilas, en Oviedo
Escolares con mochilas, en Oviedo EFE | Paco Paredes

El Consejo de Ministros aprueba el decreto de ESO, que no limita la promoción de un estudiante según su número de suspensos y que elimina las calificaciones de 0 a 10

30 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La enseñanza básica en España se alarga de facto hasta 4.º de ESO con la Lomloe, que mantiene gran parte de los criterios de primaria hasta las puertas del bachillerato. La idea es que titule el mayor número de alumnos posible, ya que se trata de una etapa obligatoria para todos los españoles. Por eso, el currículo que ha aprobado el Gobierno promueve un aprendizaje globalizado (cuenta el conjunto del curso) y continuo, en el que el número de suspensos no marque la repetición, que ha de ser verdaderamente extraordinaria. Siguiendo esa máxima, no habrá exámenes de recuperación porque la idea es atajar los problemas en el momento que surjan y no dejarlos para la repesca, y un solo docente no puede decir que el alumno debe repetir curso.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

En esa línea, el Consejo de Ministros ha aprobado ese currículo incluyendo notas trimestrales pero que terminen siendo insuficiente (de 0 a 4), suficiente, bien, notable y sobresaliente. Es decir, igual que en primaria, se acaba con los dígitos para determinar la nota.

Si todos los españoles tienen que terminar la educación secundaria obligatoria, no cabe en la lógica que el sistema los expulse. Tendrá que determinar qué puede aprender cada uno y ayudarle a conseguirlo. Como ocurre ahora mismo, por ejemplo, con infantil; nadie se plantea que un niño de 4 años repita hasta que aprenda bien el temario, sino que se buscan soluciones adaptadas a sus necesidades y solo en contados casos permanece un año más en la misma clase. Esta es la premisa que rige el nuevo currículo de ESO, que ha sido reducido a la mínima expresión por el Gobierno central porque se trata de «conocimientos mínimos». El currículo incluye el temario que darán los estudiantes en cada curso, además de las asignaturas que deberán cursar, y también registra el modelo de evaluación al que deben ser sometidos.