Esther Rodríguez, psicóloga: «La prostitución no es un trabajo, es esclavitud»

Elena G. Bandera
Elena G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

La coordinadora de APRAMP en Asturias, Esther Rodríguez
La coordinadora de APRAMP en Asturias, Esther Rodríguez

La coordinadora de APRAMP en Asturias sostiene que las redes que trafican con mujeres no verían España como país de destino si el Gobierno adoptase una postura en lugar de mantener la actual situación de alegalidad

05 abr 2022 . Actualizado a las 05:01 h.

«Decía que quería que la mataran antes de que trajeran a su hermana adolescente a pasar por el mismo horror y nunca se lo había escuchado a ninguna», cuenta la psicóloga Esther Rodríguez sobre una de las víctimas de proxenetas que lleva 12 años escuchando y atendiendo en la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (APRAMP), una entidad de ámbito nacional que se constituía en Madrid en 1984 como un recurso integral para dar atención a mujeres que se encuentran en contextos de prostitución y cubrir las necesidades a las que no llegan los servicios públicos.

Coordina desde hace siete años la filial de la asociación en Avilés, que fue la primera que precisamente se abrió en 1998, y el pasado jueves daba una charla en el Centro de Servicios Universitarios de esta localidad sobre la trata con fines de explotación sexual, una de las diversas formas de la esclavitud del siglo XXI.

-¿Cómo ha cambiado el perfil de la mujeres que se encuentran en estos contextos desde que surge APRAMP?

-Ha cambiado muchísimo. Las personas que se atendían en aquel momento eran mayoritariamente, en un 90%, mujeres españolas que se prostituían para costearse las drogas, pero a partir de 2004 y de 2005 hubo un cambio total y ya el 90% son mujeres inmigrantes que han venido con engaños para ser explotadas sexualmente.