Los nuevos currículos educativos en Asturias: más horas de materias comunes y bachillerato general en todos los centros

Elena G. Bandera
Elena G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

El director general de Ordenación, Evaluación y Equidad Educativa, David Artime, destaca algunas claves de la adaptación asturiana al sistema educativo que se implantará el curso que viene

18 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El próximo curso escolar, en todas las etapas educativas, se implantarán nuevos currículos que pretenden ser más prácticos, flexibles y con un enfoque más competencial para adaptar el sistema educativo a los retos y las nuevas demandas del contexto actual. En el caso de ESO y Bachillerato, las comunidades autónomas tienen una mayor flexibilidad también para proponer ciertas asignaturas optativas partiendo de los reales decretos de enseñanzas mínimas.

«Lo importante es que el aprendizaje se centra en el alumnado para dar respuesta a sus necesidades interiores de manera que los contenidos se puedan vincular a situaciones de aprendizaje realmente atractivas y no tan enmarcadas en contenidos más tradicionales y de tipo memorístico», recuerda el director general de Ordenación, Evaluación y Equidad Educativa del Gobierno asturiano, David Artime, que también señala que la Consejería de Educación no considera otra opción que llegar a tiempo para que la parte que le corresponde en la modificación de los currículos esté lista en el inicio del próximo curso.

«Sí es verdad que los cambios de todo tipo, sobre todo los legislativos, generan cierto estrés en la estructura y, si bien a lo mejor hay que flexibilizar algunos periodos o procedimientos, entendemos que el próximo curso va a comenzar con la normalidad teniendo en cuenta que hay un cambio legislativo de por medio», indica Artime, que recuerda que a las autonomías les corresponde definir las materias optativas, con una propuesta que en Asturias se situarán por ejemplo en el contexto asturiano a través de Lengua Asturiana y Literatura o mediante una distribución horaria que aporte más libertad a los centros para profundizar en aquellos contenidos de enseñanzas mínimas que puedan encajar más dentro de las necesidades del alumnado.