El valor de un viacrucis de interés turístico asturiano en un concello de solo 275 vecinos, a un paso de Galicia

J.A VEGADEO / LA VOZ

ASTURIAS

La feria de stocks de Vegadeo y la de las roscas de San Tirso de Abres son otras citas en el Occidente astur

16 abr 2022 . Actualizado a las 21:57 h.

Lejos de las grandes concentraciones de gente, la Semana Santa se vive también con especial devoción en pequeños núcleos que han hecho de la celebración de la Pasión una de sus señas de identidad. Ocurre, por ejemplo, en la parroquia veigueña de Piantón, con las procesiones con imágenes articuladas, o en Villanueva de Oscos, donde ayer, tras el paréntesis de la pandemia, volvió a celebrarse el viacrucis viviente. Villanueva cuenta con 275 vecinos. Es uno de los municipios con menos población de Asturias que, además, está mermando a pasos agigantados en los últimos años. Con todo, ha logrado encumbrar esta celebración a la categoría de fiesta de interés turístico regional.

Ayer, tras los ensayos pertinentes, los vecinos que se disfrazan como actores volvieron a volcarse en una representación extraordinariamente emotiva, que contó con la participación de la Guardia Pretoriana de Lugo, con el acompañamiento de Percussio Praetoria. En una jornada soleada, Villanueva de Oscos, con su modesta participación, volvió a convertirse en un entrañable punto de referencia de la Semana Santa en la frontera entre Galicia y Asturias.

Al tiempo, en San Tirso de Abres comenzó ayer la XXIII Feria de las Roscas, que además de la exposición y venta de productos agroalimentarios y de artesanía, incluye demostraciones de oficios artesanos. Con entrada gratuita, hoy, último día, abre a las 11.00 horas. A las 12.30 hay juegos infantiles (hinchables, simulador de kart); a las 16.00 horas comenzará un taller sobre elaboración de roscas, y a las 17.30 actuará el mago Pablo Picallo. Tras el sorteo de regalos, la feria cerrará a las 20.00 horas.