Las víctimas del cierre de Danone: «Tras 40 años en la empresa, me sentaría muy mal salir por la puerta falsa»

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

De izquierda a derecha, Violeta Feito, Daniel Del Oso y José Ramón Menéndez «Momi», trabajadores de la fábrica de Danone en Salas
De izquierda a derecha, Violeta Feito, Daniel Del Oso y José Ramón Menéndez «Momi», trabajadores de la fábrica de Danone en Salas

El fin de la actividad en la planta de Salas supondría el despido de los 71 trabajadores fijos que tiene la multinacional en el concejo

16 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Los trabajadores de Danone tratan de digerir el mazazo que supuso el anuncio de la multinacional de cerrar su planta de Salas. Superado el impacto inicial, el concejo se prepara para dar batalla e intentar que la actividad se mantenga. Son conscientes de la dificultad de que aparezca un comprador, pero es su única esperanza. De lo contrario, la bajada definitiva de la persiana supondría «la muerte» del municipio, coinciden los afectados. Aunque la medida afecta a toda la zona, las principales víctimas son los 71 empleados directos de la compañía. Tres de ellos -Momi, Violeta y Daniel- cuentan su historia personal.

La vida de José Ramón Menéndez, más conocido como Momi, está estrechamente ligada a Danone. La multinacional abrió en Salas en 1981 y Momi lleva 40 años trabajando allí. Tiene 62 años, así que dos tercios de su vida han estado dedicados a la empresa. Nacido en Pravia, lleva 35 años viviendo en Salas, por lo que sabe perfectamente la repercusión que el posible cierre podría tener en el concejo. «Sería la muerte del pueblo, enterrarlo del todo», asegura de forma contundente. «El concejo ya tenía poca vida y poca actividad y Danone era el único pulmón, por lo que esto sería la puntilla», asevera.

Los trabajadores eran conscientes de la caída de las ventas, pero Momi asegura que la noticia del posible cierre «nos pilló por sorpresa. No tanto por el anuncio en sí, que se veía venir porque no hay una dirección que sepa ver dónde está el problema, como por el momento». «Estábamos en el proceso de negociación del convenio y de golpe paran y nos llegan con este bombazo», añade.