Un autónomo gijonés se libra de una deuda de 60.000 euros gracias a la ley de la segunda oportunidad

L.F. REDACCIÓN

ASTURIAS

Pilar Canicoba

El Juzgado de Primera Instancia número dos de Gijón exonera definitivamente de todos los créditos pendientes

30 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Un vecino de Gijón, autónomo, tenía una tienda minorista que con el tiempo dejó de ser rentable. Los pagos mensuales comenzaron a superar a los ingresos y, como solución, solicitó préstamos para evitar el cierre y saldar cuentas con las administraciones públicas. Las deudas fueron aumentando hasta llegar a los 60.000 euros, pero ahora un juez le ha exonerado de pagarlas al permitir que se acoja a la ley de segunda oportunidad.

Desde la Asociación de Ayuda al Endeudamiento explican que, aunque su forma de actuar puede parecer lógica, si la facturación del negocio no mejora las consecuencias de pedir estos nuevos préstamos son peores. En el caso del gijonés, con los primeros impagos comenzaron «las amenazas y demandas por parte de proveedores», informan desde la asociación, esto no solo le provocó un problema económico sino también de salud.

Su situación ya era insostenible y en ese momento es cuando contactó con la asociación. Tras analizar su caso y las causas de la insolvencia, le aconsejaron acogerse a la ley de la segunda oportunidad. «Con el inicio de la ley de la segunda oportunidad iba a obtener un beneficio inmediato: un respiro económico, ya que cualquier pago o proceso de embargo quedaba en suspenso hasta que se resolviese el asunto por el juez», explica la letrada Mónica Puente. «Posteriormente, además, se aseguraría uno de los dos posibles fines de este trámite: un acuerdo que le rebajara la deuda total hasta una cuantía mensual asumible o la exoneración del 100% de sus créditos», recalca Puente.